[Mi Reseña] ‘El Jefe’ de Romina Naranjo

CB2NzEPWgAIPRuP.jpg large

Era bastante difícil no fijarse en este libro con semejante portada y con una sinopsis tan atrayente. Tengo que reconocer que tenia una idea preconcebida de lo que iba a encontrarme entre sus paginas, pero estoy gratamente sorprendida. Nada es lo que parece… Ahorita les comento porque.

‘El Jefe’ de Romina Naranjo es el primer libro que leo de esta autora y en donde Sara Gillian camina con firmeza dentro de los pasillos de la prisión Caños de Sal donde llevará acabo el trabajo para el que ha estudiando tanto. Ser enfermera para ella es una vocación, y aunque todos parecen tildarla de loca, ella esta dispuesta ha presentarse de voluntaria a un trabajo que al parecer, nadie más quiere realizar. Sin sospechar que aquella decision cambiaría su vida para siempre.

Con todos los sentidos alerta y llevada por su necesidad de ayudar y curar, durante su primera mañana de trabajo, Sara se sorprende al conocer a ‘El Jefe’, Hugo Fernández. Un hombre imponente, atractivo y misterioso que no logra encajar con el perfil de peligroso delincuente que todos parecen coincidir que es. Con una sonrisa que la hace sonrojar y con una personalidad tan honesta al entablar una conversación logrando conectar con ella apesar del lugar en donde están, el halo de misterio que envuelve a Hugo logra generar en Sara sentimientos que nunca ha sentido antes. Siempre ha sido capaz de ver el lado bueno de las personas, pero ¿Con Hugo estaría cometiendo un error?. La atracción es instantánea, y la necesidad por saber quién es ‘El Jefe’ hacen que Sara no deje de pensar en él.

“—Hablando de rehabilitación… ¿por qué estás aquí, Hugo?

—Porque es donde tengo que estar —dijo sin más.

Le miré de reojo durante un instante antes de comprender que no iba a decirme nada más sobre ese asunto. Nuestros pasos se vieron bruscamente cortados unos metros más adelante. La verja de seguridad nos gritaba de forma muda que hasta allí se podía ir. No había más patio. Se había acabado el territorio permitido, lo demás quedaba fuera de nuestro alcance.

Hugo suspiró echando un vistazo afuera antes de darse la vuelta. Quise hacer o decir algo que pudiera aliviar su disconformidad.

—¿Sabes? Podríamos salir a tomar algo pero me duelen muchísimo los pies, así que mejor nos quedamos en casa, ¿te parece?

Me sonrió con agradecimiento apreciando mi gesto de buena voluntad.

—Sí, creo que será lo mejor. A estas horas el sol pega mucho y eso no es bueno.

Le di la razón rozando su brazo con suavidad hasta que se decidió y empezamos a deshacer nuestro camino en dirección a la enfermería. Pronto saldrían los presos y supuse que Hugo perdería parte de su terrible fama si le veían en mi compañía, aunque eso a él parecía no importarle.

—Gracias por esto —me dijo—. Por un momento he sentido… me he sentido como si fuera libre.

—No, Hugo, gracias a ti.

—¿A mí? ¿Y qué he hecho, si se puede saber?

—Demostrarme que no siempre los príncipes están metidos en castillos.”

Las normas de la prisión no permiten que los trabajadores mantengan contacto con los presos, además, Hugo parece ser el más peligroso de ellos.. Conforme los días pasan y los giros de la vida ponen a Hugo en la enfermería más tiempo de lo normal, las palabras no dichas y las miradas intensas hacen que Sara tenga que tomar una decisión en referencia a sus sentimientos. Hugo la hace sentir, y eso quizás no es lo correcto apesar que su corazón le indique lo contrario. Cuando las cosas se complican y los secretos salen a la luz, también es el turno de Hugo para aferrarse y luchar por aquello que solo parece un sueño.

“—No creí tener la suerte de que te hubieras fijado en mí —susurró Hugo, con los ojos cerrados, rozando mi cara con sus labios—. Deseaba tanto tu contacto, tu calor… sentirte así de cerca, en mis brazos…

—Hugo, por favor…

Callé con un suave jadeo cuando sus labios encontraron mi cuello, besándolo con ternura y lentitud. Percibí el roce húmedo y caliente de su lengua y todos mis nervios se pusieron de punta. Casi había olvidado quiénes éramos y dónde estábamos.

—No me hagas esto —rogué, sin fuerzas, temblando.

—¿Que no haga qué? —me preguntó mirándome a los ojos, apartando mi pelo hacia atrás con su mano libre—. ¿No te gusta?

Me apresuré a negar con la cabeza. Sus pupilas estaban ennegrecidas de deseo, pero también había ternura y cariño. Deseé abrazarle con toda mi alma y no soltarle jamás.

—Despertar cada vez es más duro —dije. Habían sido demasiadas noches de imaginación bruscamente cortadas, no podría con otra desilusión.

—Sigue soñando, soñemos juntos.

Entonces, sus labios atraparon los míos y a pesar de todas esas leyendas urbanas que hablan de los apetitos voraces, casi bruscos, de los presos, no encontré muestra de ello en la boca de Hugo.

Cuando me alzó en brazos, demorando sus labios en mi cuello, supe que volvería a llevarme a la pequeña cama de la enfermería que yo ocupaba.

Pero esta vez no dormiría sola.”

En realidad, y en mi opinión, este libro es diferente y menos de lo que te esperas encontrar, llegando convertirse en una lectura ligera bastante fácil de digerir, sobre todo por la narrativa que es bastante sencilla. Pero, eso no significa que sea malo, o no del todo. Por ello, no puedo dejar de mencionar que la trama tiene bastante potencial, tanto, que me parece si debió tener más paginas y más momentos intensos, inclusive hasta más enredos, dificultades y momentos impactantes como para hacer de ella algo inolvidable. Supongo que es cuestión de perspectiva, después de todo quien soy yo para decidir que va y que no va en un libro. La autora nos presenta una historia completamente segura de que eran suficientes tan pocas paginas y tan pocas complicaciones. De todas formas si me supo a poco y conforme avanzaba me resultaba increíble que se fuera a terminar tan pronto. Resumiendo, el libro no es malo, la narrativa en buena pero no excepcional y es bueno para pasar la tarde. Sin complicaciones.

Por un momento pensé que Sara tenia un serio problema de personalidad al sentirse atraída por un prisionero, es decir ¿Quien no pensaría eso?, pero luego me di cuenta de que ella es…buena. Simplemente eso. No le ve maldad a la gente, y si la ve pues no se hace problemas y defiende a las personas y su punto de vista sobre ellas debido su personalidad honesta y justa. Me gusto su sentido de la vocación y su sonrisa y carácter fácil. No es de extrañar que ‘El Jefe’ fácilmente pueda demostrar su verdadera personalidad con ella, quien es totalmente diferente a como te lo imaginas, llevándote una enorme sorpresa mientras vas descubriendo la personalidad de Hugo conforme avanzas con la lectura. Creí que me iba a encontrar un hombre insensible, peligroso y hasta cínico, hastiado de la vida por la forma en que todos lo prejuzgan. Sí, es un tipo duro de armas tomar, pero a su vez es tierno, con una gran necesidad de cariño. Un alma solitaria, con buen sentido del humor que se complementa bien con la protagonista femenina. En serio, nada es lo que parece en este libro, ni la trama ni los personajes, nada. He quedado algo perpleja, pero conforme, por decirlo de alguna forma.

Secundarios, no hay muchos a destacar. Al ser un libro tan corto, el secundario que mas resalta es Mario Carvajal. El antagonista necesario para darle el giro adecuado a la trama. Casi todo el libro se desarrolla en la enfermeria de la prisión, y es imposible no mencionar aquella escena donde los sentimientos de ambos son dichos sin mascaras, llegando realmente a emocionarte. Tan romántico y tierno que parece imposible que ambos protagonistas vieran nacer su amor dentro de una prisión.

A las pocas paginas, debo agregar que no tenemos Epilogo. Con lo amante que soy de ellos creo que si debimos tener uno, pero lo bueno del asunto es que el final esta lleno de posibilidades llegando a agradarme mucho. No seria una mala idea hacer una segunda parte, quizás un poco más ‘compleja’ haciendo de ‘El Jefe’ un aperitivo ligero ideal. Es solo una idea… quien sabe lo que pueda pasar.

Con este libro, nada es lo que parece.
Lo recomiendo.
Firma

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: