[Mi Reseña] ‘La chica de los ojos turquesa’ de Jonaira Campagnuolo

lachicadelosojosturquesae

Estoy bastante conmovida con este libro. No solo por el mensaje contundente que tiene sino por lo bien que están manejados los problemas, las circunstancias, las reacciones, los desenlaces y sobre todo, la relación sentimental principal entre los protagonistas, haciendo del libro una propuesta muy original debido enfoque sobre el bullying en una novela juvenil. No es fácil escribir un libro así, y la autora se merece todo mi respeto por hacer de esta historia de amor algo tan real, de manera que quien se haga con el libro pueda sentirse bastante identificada con el… Ahorita les comento por que.

La chica de los ojos turquesa’ de Jonaira Campagnuolo es el primer libro que leo de esta autora. Un romance juvenil ‘New Adult’, que empezó con un anhelo oculto de parte de Kate hacia Jeremy, su vecino de la infancia. Las circunstancias de la vida hacen que ambos vayan a la misma universidad, coincidiendo siempre uno en la vida del otro de manera inevitable. Por ello, cuando Jeremy entra en un conflicto debido a un problema de acoso (bullying) sobre su hermana pequeña, no duda ni un segundo en pedirle ayuda a la hermosa chica de ojos color turquesa que siempre ha estado ahí, pero que ha pasado desapercibida ante sus ojos, hasta ese momento.

Kate ayuda a Jeremy sin dudarlo, pero no sin ciertas dudas sobre si su ayuda resucitara viejos temores que casualmente tienen que ver con él. Pero aun así, el amor platónico que Kate sentía por él desde que era una niña la impulsa a no rechazar su pedido de ayudar a su hermana. Pensaba que aquel amor adolescente había sido superado, pero verlo tan desesperado hizo que su corazón se ablandara. Porque ella sabe perfectamente lo que es ser acosada por los demás por ser diferente. Jeremy es y será siempre el popular, el chico a quienes todas quieren cerca.. y ella es todo lo contrario. La insípida estudiante modelo con gafas que era el centro de burlas por ser virgen. Pero, ya no estaban en la secundaria, y aquellos temores del pasado no tenían cabida en ese momento. Claire, necesitaba su ayuda y Kate haría todo para ganarse su confianza, aunque eso significara pasar mas tiempo del adecuando con el famoso campeón de natación que le alteraba el corazón cada vez que le sonreía y la miraba de manera tan intensa.

“—Ya te he dicho que no soy la indicada para ayudarla. No sé nada de sexo.

—Claro que eres la indicada. ¡Eres virgen! —expresó Jeremy, como si aquello resolviera el problema. Kate miró hacia los lados con nerviosismo, para asegurarse de que nadie había escuchado sus palabras—. Podrías explicarle cómo has hecho para llegar virgen a los veintiuno.

Ella bajó los hombros en señal de derrota y desvió el rostro para esconder su frustración. Su exitosa proeza la había logrado porque las únicas personas que se le acercaban en la escuela eran niñas tímidas, silenciosas y obsesionadas con los estudios, como ella; las alegres y populares la evitaban como la peste. Tal vez, si hubiera logrado congeniar con ese tipo de chicas, la historia habría sido otra.

—Mi experiencia no le servirá —concluyó.

Jeremy tomó el mentón de Kate con una mano y le levantó la cabeza para poder mirarla a los ojos. Ella, al ver que estaba a escasos centímetros de él, dejó en libertad un torrente de adrenalina que le agitó por completo el organismo.

—Ayúdame, te lo ruego. No sé qué hacer —le suplicó.

Sin embargo, al tenerla tan cerca, él pudo apreciar con mayor detalle el rostro de la chica. Le resultaba imposible dejar de admirarla. El rostro celestial de Katherine Gibson era tan hermoso y perfecto que se sintió perturbado.

—Yo tampoco sé qué hacer —reveló.

Él la observó con desconcierto. Era hermosa, eso siempre lo supo, pero para él su belleza no poseía un atractivo que despertara la virilidad en un hombre; era más bien el tipo de hermosura que cautivaba, digna de admirar, de esas que conmovían y que deseabas proteger. Similar al de una niña. No obstante, ahora se daba cuenta de que Kate hacía tiempo que había dejado atrás la niñez. La realidad le golpeaba la cabeza con la fuerza de un yunque. No entendía cómo no se había percatado de ese pequeño detalle, aunque nunca era tarde para rectificar los errores.

Se relamió los labios sin dejar de evaluarla. Quería quitarle las gafas y contemplarla durante más tiempo, hasta lograr descubrir en ella algún defecto que la hiciera real. Todo lo que veía era perfección.

—Te necesito —le dijo, sin estar muy seguro de a qué tipo de necesidad se refería, si era para cubrir su apetito carnal o para ayudar a su hermana.

Kate se mordió los labios y lo miró con la cabeza ladeada. Reconoció que era imposible negarle algo a él, sobre todo, cuando la miraba con tanta intensidad.

—Está bien, lo haré —le aseguró, y Jeremy sonrió.

Sí, la necesitaba para ayudar a su hermana, pero también anhelaba con furia probar esos labios. Kate representaba para él un reto, un fruto prohibido y aún oculto que de alguna manera debía tomar. Hasta ahora, a Jeremy Collins no se le había escapado ninguna mujer, y Katherine Gibson no iba a ser la primera.”

Es así como Jeremy y Kate logran adentrarse en los problemas de la adolescente de doce años que no comprende como es que su mejor amiga la humilla delante de todos y la insta a perder su virginidad. Cada paso que Kate y Jeremy dan es solo para descubrir que el problema podría ser mas complicado de lo que la niña podría estar contando. Debido a que ambos estudian carreras a fines con la educación, vuelcan todos sus conocimientos en ayudar a Claire a superar el asunto, mientras que el tiempo que pasan juntos hace que re-descubran la verdadera personalidad de ambos, llegando a sorprenderse de los sentimientos que se generan al tener tanta proximidad. Kate lo enamora con su dulzura, con su inocencia y su capacidad de mostrar sin mascaras sus verdaderos sentimientos.

Jeremy no puede creer haber perdido tanto el tiempo al no fijarse en ella antes, inclusive llega a sentirse bastante culpable por no haber hecho nada para impedir todo el sufrimiento de Kate cuando era acosada y humillada por todos. Mientras que Kate siente que su amor por Jeremy, ahora es más maduro, imposible de ignorar y también más propenso a lastimarla si es que todo sale mal. Recuerdos e inseguridades del pasado y muchos obstáculos tendrán que ser superados para que por fin Kate salga del cascaron que ella misma se ha auto-impuesto para no sufrir, de la misma forma que Jeremy tendrá que demostrarse a si mismo y a los demás, que es digno del amor de la hermosa chica de los ojos color turquesa.

“—No puedo hacer que las cosas salgan bien con ella —expuso con pesar. Los ojos le brillaron por el dolor que lo asfixiaba—. Hay tantos obstáculos… —susurró perdiendo la voz, aunque Trevor logró escucharlo.

—Los obstáculos son producto de nuestras inseguridades.

Jeremy volvió a endurecer la postura y se giró hacia su padre dirigiéndole una mirada ahogada en la pena.

—¡No he sido una buena persona en todos estos años, no la merezco! ¡Lo único que he hecho es lastimarla!

—No he visto angustia en su mirada cuando está contigo.

—¡Porque es demasiado buena para demostrarlo!

—Creo que es porque te ama demasiado como para perder el tiempo con esas cosas.

Jeremy quedó en silencio. Una lágrima de rabia y hastío rodó por su mejilla, que rápidamente limpió con una mano.

—No soy bueno para ella.

—Tal vez no estás viendo la situación desde la perspectiva indicada.

—¡Sufre! —vociferó Jeremy con ansiedad—. Hoy le han pegado en plena calle por mi culpa, ella jamás se habría visto en una situación similar de no estar conmigo.

—¡¿Y quién dice que amar es monótono?! —exclamó Trevor con firmeza, harto de la negativa de su hijo—. El amor es un cambio, una transformación. La vida se modifica cuando te atreves a amar, tus miedos salen a flote, y tus debilidades, con la intención de probar tu fortaleza — arguyó al tiempo que se levantaba de la cama—. ¿Dices que amas a esa mujer? Pues demuéstralo. No te dejes vencer por los obstáculos, ni te rindas ante los problemas que se crucen por tu camino.

—No quiero hacerle más daño.

—Entonces, no la dejes sola. —Jeremy se irguió. Aquella era la segunda bofetada que recibía en el día—. Katherine ha estado prisionera de sus complejos toda la vida por culpa de los golpes que recibió en el pasado. Si la amas, ayúdala a liberarse de ellos. —Trevor se acercó a su hijo y lo señaló con un dedo para darle más peso al consejo que le daría—. Pero no le cortes las cadenas, dale las herramientas para que ella misma lo haga. No la vuelvas dependiente de ti —sentenció, y salió de la habitación dejándolo solo.

El joven se pasó ambas manos por la cabeza, ansiando barrer la ira que aún le nublaba el entendimiento. Se sentó con abatimiento en la cama y se tumbó de espaldas sobre el colchón con los brazos abiertos.

Necesitaba calmarse para pensar con claridad. No abandonaría a Kate, ni estaba dispuesto a permitir que la lastimaran, pero tampoco quería interferir en su propio crecimiento. Anhelaba brindarle una ayuda efectiva, para eso debía analizar muy bien sus jugadas.
No le daría más cabida al error.”

Como comente, me atrevo a afirmar que hacer un libro así, estoy segura que no es nada fácil. Hay que documentarse, informarse al cien por cien para hacer que un tema tan complejo se plasme en un libro de manera solida para que convenza. Pero sobre todo hay que ponerle mucha dedicación a un tema tan delicado como es el Bullying. Una realidad que nos ha tocado vivir a muchos y que recién en estas épocas podemos darle un nombre propio. Por eso creo que la autora ha hecho un trabajo magistral con esta historia. No solo por crear escenarios creíbles y por supuesto personajes que estén bastante implicados con la dificultades del acoso, sino que envolverlo todo en una historia romántica que aplica muy bien el juicio a tomar cuando se presentan este tipo de problemas, con excelente diálogos, momentos incluso divertidos y bastante intensos en lo que a romance y desenlaces se refiere, hacen de esta historia un trabajo muy bien hecho. La narrativa también es muy buena, los tiempos, las sutilezas y las emociones descritas, al punto de sobrepasar el papel. Al querer llegar a un publico juvenil debes dejarte entender sin dejar de conectar, así que el estar contado en tercera persona ayuda mucho a ver la perspectiva de todos los implicados. Las reacciones de todos los personajes pueden sentirse, dándonos un panorama bastante completo de como viven cada uno los momentos malos y los momentos buenos de la trama. Respeto mucho a las autoras que crean libros así, con dedicación, al punto que se nota el inmenso trabajo de investigación y que dan resultados como este. Algo muy digno de leerse.

El mensaje es contundente, y sientes un estremecimiento en la piel conforme vas avanzando en la lectura por la conexión que se logra con cada personaje de la trama. Al mismo tiempo que los problemas actuales se suscitan, nuestra protagonista también revive su propia experiencia dando cuenta que es un buen momento para superar sus temores. Al principio le cuesta, y es que Kate lleva años soñando con esa valentía que no parecía tener. Es estupendo ver como ella crece y no necesariamente por que ahora el famoso chico de la escuela se fija en ella, sino porque ella misma descubre que lo tiene que hacer por ella misma. A eso me refiero con el mensaje contundente de este libro, y que no es el único que obtendremos. Jeremy es también un excelente personaje que nos revela la otra cara de la moneda. El también tiene temores, mas ahora que parece no sentirse bien consigo mismo y con su pasado al momento de descubrir su amor por Kate. Hubiese sido muy fácil renunciar, no luchar. Todo estaba en contra incluso él mismo ya que no puede evitar sentirse mal por haber ‘casi’ contribuido con el abuso que sufrió Kate de niña, más ahora que su hermana lo esta viviendo en carne propia. Su actitud como hermano lo hacen un personaje entrañable, y su determinación hizo que se decidiera por fin a tomar aquello que sin duda se merecía. Su relación con Kate es un descubrir paralelo, un amor que se forma poco a poco al punto de aturdir y enfrentarlo todo, incluso a ellos mismos. Un amor que hace bien, estremece y que definitivamente es algo a lo que todos los jóvenes deben aspirar, en donde el respeto por el ser amado es básico y el crecer como persona lo mejor para ambos. Otro mensaje más de los miles que encontraremos en esta historia. Es fantástico y es conmovedor.

Secundarios a resaltar… solo mencionare a dos, aunque quiero que conste que me niego a escoger solo a uno ya que a muchos los tengo grabado a fuego en la mente. Tratare de no extenderme o caer en spoilers pero aquí les menciono a los que más huella me dejaron en esta historia. Maddie, una de las mejores amigas de Kate que también es sin duda una gran ayuda en el remedio de las inseguridades de la protagonista. Sus intervenciones llenas de humor y propias de su personalidad, hacen de sus participaciones momentos muy bien recibidos, que le dan frescura a la lectura. El padre de Kate también es, con sus errores y sus aciertos, uno de los personajes más reales y complejos del libro. Sus formas tan estrictas te impactan en la cara, pero no se puede negar que ama a su hija más que a nada. Estoy segura que en cuanto lo conozcan quedaran igual de marcadas. Yo soy madre y sin duda sus temores, sus decisiones y sus aciertos son quizás el reflejo de muchos padres que, como todos, aprendemos a serlo en el camino. Un personaje extraordinario y porque no decirlo, en lo personal, con el que más conecte de los secundarios. Muy real, algo que pocos autores consiguen conmigo últimamente.

Los demás tienen participaciones, estupendas. Me extendería mucho si me pongo a hablar de todos los demás que me impactaron, pero prometí mencionar solo a dos, los invito a conocerlos, no se arrepentirán.

Con un final lleno de posibilidades para nuestros protagonistas luego de superar sus propios temores y con toda la vida por delante con nuevos retos que superar pero ahora juntos sabiéndose correspondidos en el amor, este libro bien podría ser considerado material obligado en colegios, institutos y muchos programas para concientizar sobre el acoso (Bullying) que tanto ha crecido y tanto daño hace últimamente, aunque sabemos que no es un problema reciente. Este tipo de historia es una buena manera de conectar con aquellos que pueden estar viviendo el problema de cerca y me atrevo también a decir que muchos adultos podemos aprender sobre como actuar ante esto para ayudar a nuestros hijos o jóvenes que recién están formando sus personalidades.

No solo lo recomiendo, sino que le doy una excelente puntuación dentro de mi lista de libros impactantes del 2015. Espero impaciente su publicación en papel en mi país.

Conmovedor y muy verdadero.
IMPERDIBLE
Firma

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: