[Mi Reseña] ‘La chica de los ojos color cafe’ de Lisa Kleypas

81hbs1jo-fl

Una historia sencilla, amena, y por momentos imposible de relacionar con la pluma de Kleypas al ser bastante menos de lo que esperaba. Creo que publicarla en español antes que en inglés ha causado varios problemas, como por ejemplo que la sinopsis entregada por la editorial es muy distinta a la historia que el libro te presenta. Al parecer, en el camino, Kleypas decidió terminar esta serie de una manera diferente a lo planeado y se olvidaron de avisar. En fin, sea como sea, apesar de tener mas puntos en contra que a favor, creo que este final para la familia Travis ha estado bien… ahorita les comento por qué.

La chica de los ojos color café‘ es el cuarto libro de la serie ‘Travis’, en donde el menor de los hermanos, Joe Travis es confundido como el fotógrafo de una boda por la misma organizadora del evento, Avery Crosslin, que no parece muy interesada en caer presa de los encantos de aquel atractivo hombre, aun después de descubrir quien es en realidad.

Y es que Avery esconde muchas inseguridades dentro de si. Después de un noviazgo que termino al momento que la dejaron plantada en el altar, con un cuerpo y una figura bastante lejos de lo que los hombres suelen buscar y con un padre que hacia de la infidelidad una forma de vida, lo último que quiere es caer en los brazos de un hombre que emite todas las señales de ser un playboy rico y superficial. Aun así, la noche en que lo conoce avanza y Joe y Avery terminan intercambiando algo más que palabras en una cabaña cercana. Aquella experiencia pasional e intensa hace que ambos no puedan sacarse su recuerdo de la mente, pero Avery esta segura que pasar la noche con Joe solo es una aventura pasajera, un simple recuerdo, sin imaginar siquiera que aquel hombre esta dispuesto a insistir y llamarla hasta que ella caiga en sus brazos nuevamente.

“—¿Qué haces? —pregunté.

—Busco un sitio para hablar.
Me quedé blanca, ya que sabía muy bien de qué quería hablar.

—¿Aquí? ¿Ahora? No tenemos intimidad.

—Habríamos tenido intimidad de sobra si me hubieras cogido el teléfono cuando te llamé —replicó Joe con sorna.

Su expresión cambió cuando se volvió hacia mí y la máscara social desapareció. En el silencio, mi corazón comenzó a latir con fuerza, desbocado.

—¿Por qué dijiste que no había posibilidad de que esto fuera a más? —preguntó.

—¿No es evidente?

Joe me miró con cara de pocos amigos.
—Soy un hombre, Avery. En esto de las relaciones nada me parece evidente.

Daba igual cómo intentase explicarlo, sabía que acabaría pareciendo patética y penosa a sus ojos. «No quiero que me hagan daño como sé que vas a hacérmelo. Sé cómo van estas cosas. Quieres sexo y pasártelo bien, y cuando termine, seguirás con tu vida, pero yo no podré porque habrás destrozado lo que me queda de corazón.»

—Joe… solo esperaba una noche contigo, y fue maravillosa. Pero… pero necesito algo distinto. —Hice una pausa mientras intentaba encontrar las palabras para explicarme. Joe puso los ojos como platos y pronunció mi nombre en un quedo suspiro. Aturdida por su comportamiento, retrocedí de forma instintiva cuando se acercó a mí. Me rodeó con los brazos y volvió a hablar con un
extraño deje ronco en la voz, un deje preocupado… pasional… sexual…

—Avery, cariño… si no te proporcioné lo que necesitabas… si no te satisfice… solo tenías que decírmelo.

Al comprender que Joe me había malinterpretado, balbucí:

—No… eso… Eso no es… No quería decir…

—Te compensaré. —Me tomó la cara entre las manos y me acarició las mejillas con los pulgares al tiempo que me rozaba los labios con los suyos de una forma tan erótica que me arrancó un jadeo—. Déjame pasar otra noche contigo. Puedes pedirme cualquier cosa. Lo que quieras. Haré que te lo pases genial, preciosa… se pueden hacer tantas cosas… Solo tienes que acostarte conmigo y yo me encargo de todo…”

Al intentar poner a buen recaudo su corazón, Avery intenta no sentirse atraída por Joe, refugiándose en el trabajo junto a su hermana en la empresa que ambas tienen organizando una boda que no parece ser el sueño de amor que todos creen. Pero Joe Travis ya decidió y continua en su empeño por seducirla, haciendo que poco a poco Avery descubra que apesar de formar parte de una de las familias mas influyentes de Houston, Joe es una persona tan normal como cualquiera, aun más cuando conoce a su familia y la conexión que tiene con ellos, logrando invadir su mente y ganando terreno en aquel corazón que Avery tanto intentó proteger.

Cuando uno de los mayores sueños de Avery parece estar tomando forma debe por fin decidir si es que su padre realmente tenia razón sobre aquella gran mentira que para él es el amor, o si en realidad esta dispuesta a destruir las barreras que la separan del aquel hombre dispuesto a darle la pasión que ella tanto ha soñado por encontrar. Joe esta dispuesto a dárselo todo, pero ¿Avery esta dispuesta a darlo todo también?.

“—Joe… Es la oportunidad con la que siempre he soñado. Parece que puede hacerse realidad. Me han dejado muy claro que querían que funcionase. De ser así… no sé si voy a poder rechazarla.

—Ya te he dicho que no pienso interponerme en tu camino.

—Sí, lo sé —repliqué, molesta—. No me preocupa que intentes interponerte en mi camino. Me preocupa que no intentes siquiera seguir en mi vida.

Joe contestó con la impaciencia y el cansancio de quien no encontraba una solución por más que pensase, lo mismo que me pasaba a mí.

—Avery, si tu vida acaba teniendo lugar a más de dos mil kilómetros de distancia, no me va a resultar fácil continuar en ella.

—Podrías ser feliz en cualquier parte si te lo propusieras…

—Tampoco se trata de eso. Cariño… —Escuché un tenso y corto suspiro—. No se trata de que vayas a escoger un trabajo, es que vas a escoger una vida. Una profesión absorbente y agotadora. No vas a tener ni un puto minuto libre. No voy a mudarme a Nueva York para verte medio día durante el fin de semana y veinte minutos todas las noches, que será el tiempo que pase entre que llegues a casa y te metas en la cama. No veo sitio en esa vida para mí, ni para tener niños.

Se me cayó el alma a los pies.

—Niños —repetí, entumecida.

—Sí. Algún día quiero tener hijos. Quiero sentarme en el porche delantero y verlos corretear entre los aspersores. Quiero pasar tiempo con ellos, enseñarles a lanzar la pelota. Te estoy hablando de formar una familia.

—Al menos —dije—, podemos aprovechar al máximo el tiempo que nos queda. Falta un mes para la boda de Bethany y después…

—Un mes ¿para qué? ¿Para intentar no quererte más de lo que ya lo hago? ¿Para intentar renunciar a lo que siento? —Algo fallaba con su respiración, como si se le quebrara. Aunque bajó la voz, el tono siguió siendo igual de vehemente—. Un mes para ir contando los días que faltan para el final… Joder, Avery, no puedo hacerlo.

Se me llenaron los ojos de lágrimas, unas lágrimas que se deslizaron por mis mejillas dejando un sendero ardiente a su paso.

—¿Qué quieres que diga?

—Dime cómo dejar de desearte —contestó él—. Dime cómo dejar de… —Se interrumpió y soltó un sonoro taco—. Prefiero cortar ahora por lo sano a alargar las cosas.

Me temblaba la mano que sujetaba el móvil. Estaba aterrada.
Más aterrada que en toda mi vida.”

Dejando de lado lo comentado al inicio de esta reseña, creo que Kleypas solo ha querido darle el cierre solicitado por tantos fans de esta serie tan querida, mas nada. En este libro no se siente la misma intensidad y mucho menos esta escrito bajo el mismo contorno social presentado en sus antecesores, dejándome así la impresión de que solo ha servido como oportunidad para saber que fue de las parejas que conforman la trama principal. Eso si, la pluma de Kleypas es imposible de criticar ya que apesar de ser una novela bastante corta, es fácil reconocer la calidad de la autora. Ligera y rápida leer, de enganche rápido y como siempre, de Kleypas se destacan los diálogos ingeniosos, unos muy cómicos, otros muy emotivos, con escenas llenas de detalles implícitos y capaces de darnos a conocer las personalidades de los protagonistas sin necesidad de caer en párrafos llenos de descripciones. No es la mejor novela de Kleypas, pero como seguidora de sus libros, esto no hace que yo cambie la opinión que tengo desde hace mucho sobre su espectacular trabajo.

Avery es de lejos la protagonista femenina de Kleypas menos influyente y la mas fácil de olvidar. Con complejos sobre su cuerpo y con muchas inseguridades sobre sus sentimientos que aun después de superados sigue sin generarte aquella sensación de ‘reto superado‘. A rescatar de ella, definitivamente es la relación con su hermana y aquellas chispas imponentes de personalidad que deja escapar cuando debe hacer lo correcto. Con Coco, con Ryan, con Steven, hasta con Alameda. Sin duda tenia mucho potencial para calar más hondo en la mente del lector, pero al tener tan pocas paginas para desarrollarse, simplemente eso no sucedió.

Y Joe… es imposible no compararlo con sus hermanos. Se que no es justo, pero apesar de tener una paciencia infinita, ser cariñoso, atento, un conquistador y muy comprensivo, me parecieron tan pocas y poco intensas muchas de sus intervenciones, al punto de pensar en él como un secundario. Realmente una injusticia para aquellos que, como yo, esperábamos algo más complejo. Algo que llamo mucho mi atención fue aquella mención de la historia de Joe al momento de limar asperezas con Churchill, su padre. Como me hubiese gustado que esta historia se hubiese desarrollado en ese momento, en el cual también estaba recuperándose de aquel accidente con el que todos nos quedamos en vilo al final del anterior libro. En fin, yo tan solo soy una simple lectora, y a Kleypas yo se lo perdono todo.

Secundarios a rescatar… pues todos. Si, yo se que estas pensando que soy de lo peor al decir esto, pero es que Kleypas no tuvo mejor idea que presentarme una historia en definitiva mucho más atractiva como secundaria. Lo de Sophia y Steven es altamente cautivante. Aquel amor disfrazado de odio y que tras un acontecimiento sorpresivo va desarrollándose dejando los sentimientos expuestos para que luego por fin se abra paso al dejar de lado el orgullo, ¿Ven?.

Como ya comente, este libro al parecer fue pensado para saber de las demás parejas que ya tienen su final feliz, así que volvemos a saber de Ella y Jack, Liberty y Gage y también tenemos un momento lleno de tensión con Hardy y Heaven. Y aunque lo presentado de cada uno de ellos tampoco es para embriagarnos de emoción, es un cierre y despedida aceptable.

Es curioso como la historia a groso modo, apesar de ser simple y con protagonistas no tan sustanciales, llegue a salvarse debido a todo lo demás. El Epilogo no es malo pero no me enterneció en demasía y el final es el esperado pero me genero un suspiro de inconformidad por haber llegado tan pronto.

La serie ‘Travis’ es entrañable y para muchos, como para mi, es indispensable, pero sin dudas la historia central de este libro en particular, no es mala, pero tendría y se que podía haber sido muchísimo mejor. Creo que como final de la serie, Joe se merecía una historia como mandan los cánones y en la que fuera protagonista de su propio libro. Yo esperaba eso al menos, y me atreveré a decir que agradezco muchísimo el esfuerzo y tiempo invertido por una de mis autoras favoritas, pero creo que lo mejor hubiera sido no escribirlo.

La serie es estupenda, pero este libro en particular,
No lo recomiendo.
Firma

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: