[Mi Reseña] ‘Lazos de Cristal’ de Kristel Ralston

11407031_466074390225647_8353991382569488124_n

Es difícil hacer la reseña de un libro de Kristel Ralston y no redundar en lo ya mencionado sobre su excelente narrativa. Ya podemos reconocer su estilo debido a sus personajes capaces de transportarnos dentro de viajes conmovedores a través de sus sentimientos dejándonos cautivados. Y apesar de ello, cada historia es una nueva sorpresa y un redescubrir interesante. Siento que Kristel ha madurado mucho su pluma, y este libro es una gran prueba de ello… Ahorita les comento porque.

Lazos de Cristal’ de Kristel Ralston nos lleva dentro del competitivo y voraz mundo de la publicidad. Un terreno en el que Matthew Talley ha sabido desenvolverse con agallas para conseguir todos sus propósitos. Con un terrible pasado, se juro a si mismo que nada ni nadie se interpondría en su camino, mucho menos ahora que esta a punto de conseguir su mas importante logro profesional: Ser socio de una de las más importantes agencias de publicidad de San Francisco. Con semejante presión sobre sus hombros, su jefe y gran amigo de Matt le pide encarecidamente que contrate a su hija, Victoria, como miembro del equipo encargado de organizar la campaña que sin duda conquistará al cliente que tanto desean conseguir. Imposible contarle la verdad detrás de su pedido, pero es aun más imposible reconocer que aquella solicitud, incapaz de rechazarla, seria para Matt el inicio o mas bien, la continuación de una historia que empezó con un rechazo y un negada atracción que tanto él como Victoria creían olvidada.

Una primer encuentro revelador que solo sirvió para volver a encender nuevamente la llama del interés mutuo y un encuentro fugas en una noche que se suponía debía ser para Victoria el inicio de la posible solución a todos los problemas que la han dejado marcada y llena de culpa en el ultimo año, dejan a Matt y a Victoria a merced de la tentación. El deseo los consume y el tenerla a su lado y en su cama solo es la confirmación que Victoria es peligrosa, no solo para sus objetivos profesionales, sino también para su desconfiado corazón.

“—Perdóname, Victoria Anne. —«Así que aquí estamos con eso de Victoria Anne», se dijo ella—. No debí continuar esto. Estás muy vulnerable por lo que pasaste hace unas horas. Yo no me detuve a pensar y…—Hizo una negación con la cabeza intentando mantener la calma—. No debí… Lo siento —dijo apretando la mandíbula y con los nudillos blancos de tanto apretar los puños sobre el colchón.

Victoria se acercó y lo abrazó por la espalda. Él hizo una profunda respiración para contener las ganas de girarse y besarla. ¿No se daba cuenta que sus pechos contra su espalda, lo estaban matando?

—¿Qué tengo que perdonar, Matt? —preguntó con desconcierto—. Soy mayorcita para saber a la perfección lo que quiero y lo que no quiero. Y deseo hacer el amor contigo.

—Por favor, Victoria Anne. Esto ha sido un error. —Ni bien pronunció las palabras se sintió miserable, porque ese precioso par de ojos lo miraron dolidos. Matt pensó en cómo decir que en realidad no fue el momento correcto, que el error no era ella, sino la circunstancia, y que quizá podrían hablar un poco y cuando hubiera pasado un par de días, tal vez fuera distinto…—Creo que me expresé mal, lo que quiero…

Ella lo interrumpió con un gesto de la mano. Se apartó completamente de la puerta y fue hasta la cama. Arregló las sábanas. Se arrebujó entre ellas.

—Vete. Supongo que al final siempre soy un error, ¿verdad?

Maldiciendo a todo lo que se le venía a la mente, Matthew cerró la puerta con fuerza al abandonar la habitación. Haberle dicho a Victoria que nunca la vería como una mujer fue una de las más grandes mentiras que había expresado en su vida. Lo ratificaba ahora, ocho años después, cuando había saboreado el cuerpo de Venus en su propio dormitorio.

Victoria se acomodó y dejó que las lágrimas rodaran por sus mejillas. Estaba más enfadada consigo misma por haberse permitido bajar las defensas con él, por haberle insistido que no la dejara deseándolo. Él también la había deseado; lo notó en la evidencia física más básica. Pero ya nada de eso importaba. No volvería a pedirle nada a Matthew.
Nada.”

Con las emociones a flor de piel debido al intenso deseo que ambos sienten, Victoria se promete a si misma enfrentar el reto de sobresalir en la empresa de su padre valiéndose solo de su esfuerzo. Aunque eso signifique trabajar al lado del único hombre que ha conseguido despertar en ella sentimientos tan profundos. Después de un año de sentirse culpable y de haber renunciado al sueño que construyo para hacerse a si misma, la pasión y el encuentro con Matthew los lleva a ambos entrar en una relación basada solo en el deseo. Lo que sienten no lo pueden negar y tarde o temprano acabara por consumirlos. Sin compromisos, sin expectativas. Pero todo se complica cuando los sentimientos, negados por ambos desde hace mucho tiempo poco a poco empiezan a aflorar dejándolos expuestos. El pasado y el presente se unen de manera inevitable, demostrándoles a Matthew y a Victoria que tal vez siempre estuvieron destinados a estar juntos. Idas y venidas, encuentros y desencuentros. Ex novias, Ex novios, una traición y una separación. Victoria y Matthew tendrán que reconstruir el lazo que los une, aunque este casi siempre se rompa, como si fuera de Cristal…

“—¿Cariño?

Ella se alejó.

—No puedo casarme contigo —susurró como si alguien estuviera rasgándole el pecho con una daga.

—¿Por qué? —preguntó apartándose.

—Porque le di mi palabra a Devon.

—¿Qué demonios le prometiste en menos de veinticuatro horas de que volviera al mundo de los conscientes? —preguntó con sarcasmo y rabia—. ¿Es que no has escuchado ni una palabra de lo que he dicho? ¿Es que no te importa? ¡Dime! ¿Qué diablos le prometiste? —rugió sin contenerse.

—Que me casaría con él —dijo con la voz rota.

—¿A pesar de que me amas a mí? —preguntó apretando la mandíbula.

—No se trata…

Él soltó una risa amarga.

—A ninguna mujer le he abierto mi corazón como lo acabo de hacer contigo. —Avanzó en dos zancadas hasta ella, la tomó de la cintura y la pegó a su cuerpo sin contemplación. Ella soltó el aire. Matt presionó la espalda de Victoria hacia adelante, así que ella no tuvo más remedio que apoyar sus manos en el pecho masculino y elevar la mirada. Los ojos verdes estaban muy oscuros, como si dentro de cociera una tormenta. Inclinó la cabeza hasta que sus alientos se mezclaron—. Creí que eras una mujer valiente. —Victoria lo miraba con angustia y pesar—. Me equivoqué.

—Matt…—dijo con voz quebrada.

—Yo estoy dispuesto a mirar hacia adelante —dijo, tajante—. Tú acabas de hacer tu elección y has preferido apostar por tu pasado, entonces, vívelo. Adiós, Victoria Anne.”

Cada vez que hago una reseña de Kristel se me va la pinza con los spoilers. Cada capitulo, en este libro en particular, esta lleno de momentazos dignos de desmembrar y examinar de manera exhaustiva debido a la cantidad de sentimientos que te hace experimentar. El amor que se refleja en esta historia se forma de manera imprevista a una edad muy pronta en la vida de los protagonistas y para enfrentar la intensidad de lo que tenían que vivir juntos, a mi opinión, les faltaba la experiencia que la vida se encargaría de darles. Y cuando por fin sus caminos vuelven a cruzarse, apesar de que algunas cosas están aun por resolverse, sin duda su temperamento les permite afrontar los obstáculos que en el presente tendrán que vencer. Y solo una pluma como la de Kristel Ralston es capaz de adentrarnos en tamaña situación, demostrándonos cuan madura se ha vuelto su narrativa libro tras libro.

Como ya nos tiene acostumbrados Kristel, la historia de Matt y Tori esta contada en tercera persona logrando abrir el panorama y así darnos muchos ángulos de la trama logrando engancharnos a la historia hasta el final sin detenernos. Lo que empieza como un simple acuerdo se va consolidando debido al deseo compartido y al intercambio del día a día, donde Victoria es un personaje femenino digno del grupo de protagonistas característico de Ralston. Decidida, fuerte, dinámica, muy leal y que deja huella donde va. No es la doncella en apuros que espera al príncipe azul… Ella sola decide abrirse camino en un mundo donde para algunos ella es solo “la hija de…”. Por ello es tan importante para demostrar su valía logrando ganarse la admiración de Matt, quien al verla destacar se convence poco a poco el porque, desde el principio, se sintió atraído por la hermosa mujer de ojos azules, que lo deslumbra con su sensualidad y su seguridad en si misma. Personalidad necesaria para captar la atención de un hombre como Matthew, quien un pasado tan duro lo convirtió en el hombre tan imponente que es. El encanto de Matt radica en lo decidido, inteligente y sagaz que es en el trabajo, y el amante intenso que hace que te derritas cuando te tiene a su merced en el hechizo de la pasión. ¡Como me gustan este tipo de protagonistas! Son fáciles de imaginar y dejarte llevar por sus momentos tanto de tristeza como de felicidad.

Personajes Secundarios, varios. La pluma de Kristel es tan buena que es capaz de darle vida propia a los demás involucrados sin necesidad de opacar la trama principal. El equipo de trabajo de Matt y Victoria tiene varias personalidades interesantes a destacar, como aquella curvilínea y vanidosa ex-saliente del jefe o aquel practicante que se deja llevar por su inmadurez. El padre de Tori y la hermana de Matt, son aquella parte familiar y humana que hacen un deleite de la trama, por la conexión y los diálogos que tienen con los protagonistas. Pero si quieren mi opinión, lo de Devon y Amelia me dejo perpleja. Tenia mis sospechas, pero sigue siendo impactante cuando te enteras de todo en tamaño final.

El epilogo es una gozada en su totalidad. Lo necesitaba, sobre todo porque el camino es largo para Victoria y Matt. Son tantas las vueltas que este amor tiene que dar, que llegar al final vale muchísimo la pena te hace sentir alivio, porque así era como las cosas se tenían que dar.

Estoy encantada y más…
RECOMENDADISIMO
logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: