[Mi Reseña] ‘Te esperaré’ de J. Lynn

te-esperare-j-lynn-suma-2015-portada

El ‘Young Adult’ está de moda y cada vez son más los títulos que salen a la luz en este género que gana más y más lectores. Pero, como todo libro, la historia que nos cuenta puede ser muy novedosa o muy trillada, quizás hasta obvia, pero es la pluma de la autora la que hace que cualquiera de ellas destaque entre las demás. Me atrevo a decir que este libro bien podría tener esta última característica, ya que al terminarlo no solo sentí que fue una excelente opción de lectura, sino que me quede con ganas de más… ahorita les comento por qué.

Te esperare’ de J.Lynn es el primer libro de la serie ‘Wait for you’ y es el primer libro que leo de Jennifer l. Armentrout bajo este seudónimo. Una universidad en Virginia Occidental esta lo suficientemente lejos de todo cuanto Avery Morgansten conoce, y es el lugar ideal para empezar de cero ya que nadie sabe quien es, sus padres no están cerca y mucho menos el pasado se mofa de ella como venía haciéndolo desde hace cinco años cuando en una fiesta de Halloween ya nada volvió a ser igual. Pasar desapercibida en su primer año en la universidad era la clave, pero el llegar tarde a su primera clase haría que todo su plan se viniera abajo ya que fue así como choco bruscamente contra el cuerpo y la personalidad de Cameron Hamilton, y quien parecía ser capaz de ver en su interior con solo poner su mirada azul sobre ella, derritiendola con su sonrisa y haciéndola sentir cosas que ella nunca se había atrevido a anhelar.

Su insistencia la perturbaba, la enamoraba, la asustaba ¿Por qué un chico como Cameron insistía en perseguir a una chica como ella?. Conversaciones eternas, clases compartidas, vacaciones juntos, besos robados, deseo intenso y el descubrirse el uno al otro creara un lazo que para Avery será cada vez más difícil de romper, mientras que el pasado se negaba a dejarla, recordándole mediante llamadas, correos y mensajes la vergüenza que tanto quería dejar atrás.

“Mi cuerpo sabía lo que tenía que hacer, lo que quería, a pesar de que mi cerebro estaba emitiendo tantas señales de alarma que me sentía como el Centro de Seguridad Nacional en un código rojo.

Me aparté, librándome del contacto. Mi respiración iba y venía en oleadas mientras seguía caminando hacia atrás, hasta encontrar la pared. Tenía la ropa empapada, estaba congelada y al mismo tiempo estaba ardiendo. Consumiéndome. Mi voz sonaba extraña para cuando conseguí hablar.

—Creo que… deberíamos irnos ya.

Cam se apoyó contra la pared de enfrente, sus piernas ligeramente separadas. Parecía estar cansado y algo tenso.

—Sí, deberíamos.

Tenía que decir algo. Necesitaba que todo esto desapareciera, porque no quería que nuestra amistad cambiara o que estuviera cargada de incertidumbre. Entonces se me ocurrió algo que hizo que mi estómago apretara con fuerza el nudo que ya tenía.
No quería perder a Cam.

Durante las últimas semanas, se había convertido en parte de mi vida, insertándose en mi día a día, y si las cosas fueran a cambiar ahora… Pero no sabía qué decir, porque no tenía ni idea de lo que había sucedido en la escalera. El corazón me empezó a latir a un ritmo frenético mientras él comenzó a subir los escalones y después se dio la vuelta para mirarme.

—Sal conmigo —me pidió, pasándose una mano por el pelo mojado, apartándolo de su cara.

—No —murmuré.

Y entonces le apareció ese hoyuelo en la mejilla, y dejé escapar el aliento que estaba conteniendo. Siguió subiendo las escaleras.

—Siempre queda el mañana.
Le seguí.

—Mañana no va a cambiar nada.

—Ya veremos.

—No hay nada que ver. Estás perdiendo el tiempo.

—En lo que se refiere a ti, nunca es tiempo perdido —me contestó. Como me daba la espalda, no pudo ver mi sonrisa. Me relajé. Entré en calor. Las cosas volvían a ser como siempre, y con Cam, todo iría bien.”

Cada acercamiento, cada momento compartido, la forma en la que le hablaba y por supuesto, aquella insistencia de Cameron al pedirle una y otra vez ‘Sal conmigo’, hacía que Avery quisiera bajar los muros que había construido en su interior. Cameron era una fuerza imponente, que iba ganando terreno en su vida de una manera arrolladora y que Avery no sabia como manejar debido a su inexperiencia y por los miedos a que se descubra la verdad. ¿Y si Cameron veía la cicatriz?, probablemente no le brindaría nuevamente aquella mirada ardiente nunca más, todo cambiaba siempre cuando sabían su verdad. Y, ¿Quién la llamaba con tanta insistencia? Avery había dejado a todos quienes la juzgaban muy lejos ya. Quizás había llegado el momento de afrontar el pasado, pero era realmente difícil, ya que cuando estas mucho tiempo callada, acostumbrada a que nadie te quiera escuchar, las palabras mueren en tu interior, solo siendo capaces de salir de tus labios cuando aparece una persona especial realmente interesado en escuchar. Avery sabia que entregarse a disfrutar todo aquello de Cameron le prometía cada vez que le sonreía era un acto de infinita confianza que el miedo quería aplastar. Era momento de hablar, de dejar de esperar y dejar de conformarse con simplemente sobrevivir para empezar, por fin, a vivir de verdad.

“Cam me observó durante un instante y después se levantó y cogió sus vaqueros del suelo. Se los puso y se subió la cremallera. Se dio la vuelta para mirarme, su expresión tensa.

—No sé qué más hacer contigo, Avery. Te he contado cosas de las que no estoy orgulloso. Cosas que no sabe casi nadie, y, a pesar de eso, tú me ocultas tu mierda. Me lo ocultas todo. No te fías de mí.

—¡No! Sí que lo hago. —Empecé a acercarme, pero me detuve cuando vi su cara—. Te confiaría mi vida.

—Pero ¿no me dirías la verdad? Qué gilipollez, Avery. No confías en mí. —Me rodeó y se dirigió al salón.
Le seguí, las manos temblorosas.

—Cam…

—Déjalo. —Recogió su jersey del suelo y se me encaró—. No sé qué más hacer, y puede que no lo sepa todo, pero sí sé que las relaciones normales no son así.
El miedo me golpeó el pecho.

—¿Qué estás diciendo?

—¿Qué crees que estoy diciendo, Avery? Que tienes unos problemas bastante obvios, y no, no me mires como si le acabara de dar una patada a un perrito. ¿Crees que rompería contigo por algo que te sucedió en el pasado? Igual que pensaste que te iba a juzgar cuando viera la cicatriz de tu muñeca. Sé que piensas eso, y es una mierda. —La pena y la furia teñían su voz—. ¿Cómo podemos tener un futuro juntos si no eres capaz de ser honesta conmigo? Si no puedes fiarte de que lo que siento por ti es lo suficientemente fuerte, entonces no tenemos nada. Esta mierda es por la que se terminan las relaciones de pareja. No por el pasado, Avery, sino por el presente.

Me quedé sin aliento.

—Cam, por favor…

—Ya no, Avery. Ya te lo he dicho antes. Todo lo que te pedía era que confiaras en mí y que no me apartaras. —Se dirigió hacia la puerta—. Y está claro que no te fías y me estás dejando fuera otra vez.

Y entonces se fue, la puerta cerrándose tras él. Llegué al sofá antes de que las piernas me fallaran. Me hice un ovillo. Sentía una grieta en mi pecho, en mi corazón, y el dolor era muy real.
Abrí la boca, pero no se oyó nada.
Ni un sonido salió de mi boca.”

Cuando empecé este libro me hice una idea de lo que me iba a encontrar y no me equivoque. Se podría decir que hasta intuyes la problemática de la trama conforme vas avanzado en la lectura, pero no por ello lo disfrute menos, todo lo contrario. El detalle que la hace destacar es la conmovedora forma en como la autora nos cuenta la historia de Avery y su afán por no vivir la vida que ella tanto ansia por el miedo que esta tan bien instalado en su interior y que poco a poco logra vencer. Una historia de superación, de avance y de aprender a confiar en ti misma. Y a pesar de que esta contada en primera persona, con cronología lineal, sin recurrir a flashback o vivencias pasadas que suelen ser recursos frecuentemente utilizados en este tipo de historias donde el pasado es el determinante en la trama, la verdad se habré camino en el presente, capitulo a capitulo, no perdiendo la esencia del mensaje que la autora quiere dar. Me encantan este tipo de historias, donde todo es contundente, llegando a conectar de manera sencilla con el lector.

Si, hay un protagonista de ensueño que forma parte importante del cambio, pero queda claro que es solo el empujon faltante pero no el determinante. Los miedos de Avery toman mucho tiempo para poder superarse, pero el cambio de la protagonista sucede porque entiende que la prioridad es ella y comprende que si no se quiere así misma, nunca podrá querer a los demás. Ese mensaje lo rescato y lo aplaudo, y mas aun porque la pluma de la autora es bastante ágil, fresca, conmovedora y con bastantes diálogos ingeniosos, muchos divertidos y otros intensos, que aparecen en el momento indicado y capaces de hacer que los mismos protagonistas te cuenten su historia haciendo de este libro algo digno de recomendar. Me enganche desde el inicio y estoy segura que de cojerlo ustedes, también lo disfrutaran.

Me gusta Avery. Por todo lo mencionado anteriormente, es sin duda una protagonista que esta a la altura de tan compleja trama. Tan humana y tan complicada, pero a la vez fácil de entender. Es como la amiga que sabes la esta pasando mal y deseas de todo corazón que salga adelante, porque se lo merece. Es divertida cuando se deja llevar por las cosas típicas de su edad, y a travez de ella incluso podemos sentir de una enternecedora forma aquellas primeras veces que tanto ansia experimentar. Cada vez que Avery sonríe y rie, lo haces con ella, consiguiendo tambien llorar cuando la impotencia y el sufrimiento de alguna manera la hace flaquear.

Y Cam. ¡Oh Cam!. Debo confesar que al principio me sentí bastante mal por sentirme atraída por un personaje ficticio creado con bastante diferencia de edad que la mía. Pero, con Cameron es inevitable sentirte nuevamente como una chiquilla, cautivada por la personalidad tan arrolladora que posee. Sabe lo que vale y sabe el efecto que tiene en los demás, y no por ello llegas a calificarlo de vanidoso, creído o ególatra, sino que su mismo carácter y encanto hacen que estés 100% de acuerdo con su manera de pensar. Él es un buen partido y él lo sabe, pero sobre todo, de manera instintiva sabes que cuando le entregues tu corazón, lo cuidara y lo mimará como el bien más preciado que haya tenido jamás.

Personajes secundarios, varios. Fiel a mi promesa de no entrar en tanto spoiler (creo que no lo estoy logrando del todo, pero en fin), no me extenderé mucho en este tema, para no quitarle la emoción a su propio descubrimiento. Jacob y Brit son amigos fieles que le dan a Avery muchos motivos para sonreír y otros, para sentirse realmente querida. Personajes construidos de manera especial, como si fueran el reflejo de alguien a quien la autora conoce en la vida real. Me encantaron desde el inicio. Los padres de Cam tan diferente de los padres de Avery son algo que aun sigue asombrándome. Y Molly… definitivamente su participación es impactante, triste, pero a la vez te genera el deseo de que pueda superar su propio drama personal. Los secundarios aportan y complementan perfectamente, no llegando a opacar la trama principal. Son estupendos, cada uno de ellos.

No tenemos epilogo, pero en este historia, de haberlo, me atrevería a decir que llegaría a sobrar. Lo que si hay es un indicio de que todavía quedan mas historias por contar. Y es aquí donde me tengo que quejar, ya que descubrir de esta forma que este libro es el primero de seis, me dejo helada. Se que la editorial no lo ha hecho apropósito, pero no estaría de más que si quiera una pista nos dieran para así poder hacernos a la idea de que esta serie todavía tiene mas libros que sin duda me encantaría leer pronto, porque definitivamente yo me he quedado intrigada por lo que Jase y Teresa se traen entre manos. Así que hecho mi reclamo, solo me queda esperar a que se me cumpla el milagro…

Me he quedado con ganas de más.
RECOMENDADISIMO

logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: