[Mi Reseña] ‘No hay amor sin espinas’ de Sarah MacLean

face-amor-espinas

Pulgar arriba, millones de estrellas y estupendos comentarios es poco a comparación de todo lo que inspira Maclean al momento de leer sus libros. Si, ya sé que estoy exagerando, pero el talento de esta escritora es inigualable al momento de reenfocar historias que bien podrían ser ‘clásicas’, pero que sin duda contienen un toque fresco e innovador capas de engancharte desde el primer capitulo. Y la historia del tercer canalla, por muchas razones, esta a la altura de lo que se espera, y más aún cuando está acompañada de una protagonista esplendida y que me puso la piel de gallina con cada una de sus intervenciones. Si has leído este libro estoy segura que me comprendes, y si no… ahorita te comento a que me refiero.

No hay amor sin espinas’ de Sarah Maclean es el tercer libro de la serie ‘Las Reglas de los canallas” donde Temple, el tercer propietario del exclusivo casino ‘El ángel caído’ es enigmático, misterioso, completamente atractivo y absolutamente letal cuando domina el ring de boxeo donde los jugadores tienen una última oportunidad de recuperar todo lo que han perdido impulsados por la codicia, aun sabiendo que es imposible vencer a aquel que llaman ‘El duque asesino’. Cada cicatriz cada golpe recibido y cada pelea ganada es para Temple una batalla cien por ciento ganada debido a su increíble tamaño y su increíble fuerza e imponencia, siendo para él la única forma que tiene de obligar a su mente y alma a sosegar la sensación de impotencia por no poder recordar que sucedió aquella noche, hace doce años, cuando despertó desnudo, manchado de sangre, en una habitación que no conocía y con el vago recuerdo de una hermosa mujer que lo obligo a renunciar a todo lo que por derecho le correspondía.

Por ser señalado culpable de un crimen que no cometió e incapaz de poder defenderse ante la implacable aristocracia que lo condeno desde el primer instante, Temple lleva dentro de sí mismo un deseo de venganza que le oprime el pecho cada vez que piensa en todo a lo que tuvo que renunciar como heredero del Ducado de Lamont. Por ello, cuando una noche es interceptado por una misteriosa mujer que no parece saber a quién se está enfrentando, queda anonadado cuando descubre que Mara Lowe, quien fuese también la prometida de su padre hace doce años, no solo está viva, sino que quiere recuperar todo lo que su hermano perdió a manos de los dueños de El Ángel Caído debido a sus incontables apuestas en el casino, reavivando así la posibilidad de hundir a quienes lo señalaron, recuperar la reputación perdida y por supuesto, vengarse de la mujer que fingió su muerte destruyendo su vida por completo.

“—Te quedará una buena cicatriz. —Fue lo primero que se le ocurrió.

—No es la primera ni será la última —repuso él.

—Pero esta ha sido culpa mía —adujo ella. Él se echó a reír y ella no pudo evitar sonreír mientras le miraba a los ojos—. ¿Por qué te hace gracia?

Él encogió los hombros.
—Creo que es interesante que reclames la única cicatriz que no tiene nada que ver contigo.

Ella puso los ojos en blanco.
—¿Piensas que las demás son culpa mía? Él inclinó la cabeza sin dejar de observarla.

—Cada una de las que obtuve en una pelea. Son combates que no hubiera librado si no… —Vaciló, y ella se preguntó cómo pensaba terminar la frase. «¿Si no hubieras arruinado mi reputación?».
«¿Si no me hubieras destruido?».
«¿Si no me hubiera visto repudiado?».
—… si no fuera Temple —concluyó con sencillez.”

Huir fue su única opción hace doce años, y ahora debe enfrentar el pasado si es que quiere recuperar todo aquello que perdió su hermano y que serviría para ayudar a aquellos que de ella dependían. Temple no fue el único que sufrió las consecuencias de iniciar una nueva vida, y ha llegado el momento de que Mara Lowe deje de esconderse y se enfrente al mal llamado duque asesino por su culpa. Negociaría con la verdad que él no conoce, utilizaría cada recurso que tuviera a mano con tal de tener comida en la mesa y lo necesario para esos niños que ahora eran lo principal en su vida. Pero todo sería más fácil sin aquel sentimiento de culpa que nunca la abandono durante todos los años que han pasado y si Temple no alterara su mente y su cuerpo de la misma manera como lo hizo aquella noche que todo cambio para ambos.

Mara lo tienta con su carácter fuerte, con su personalidad directa y la capacidad de ser la única que no siente temor de tenerlo cerca. La afrenta entre ellos puede llegar a límites letales incluso si es que aquella mujer de cabello rojizo no decide mostrar toda la verdad y por fin liberarlos de los demonios que tras doce años parecen reacios a alejarse. Y mientas la verdad sale a flote, la atracción, poderosa e intacta, crece a pasos agigantados, poniéndolos a los dos en una encrucijada de la que difícilmente pueden escapar. ¿Puedes enamorarte de aquel que destruyo tu vida y te quito todo lo que tenías?, Un ring de box, la vida misma. Temple y Mara se enfrentan a la mayor pelea de sus vidas.

“Había esperado demasiado tiempo. Ahora la conocía, la comprendía, veía cómo era… Y Ahora, lo único que quería hacer era llevársela a casa y hacer el amor con ella hasta que los dos olvidaran el pasado. Hasta que solo pudieran pensar en el futuro. Hasta que ella confiara en él y compartiera sus pensamientos, sus sonrisas, su mundo…
Hasta que ella fuera suya.

Había llegado el momento de comenzar de nuevo.”

Estoy segura que todos los autores que se aventuran a escribir una serie, al contener varios libros entrelazados, llegan a un punto en que se preguntan a sí mismos como pueden darle un giro diferente a la siguiente historia para mantener la atención de los lectores. Maclean lo consigue en este tercer libro cuando decide jugar con lo no dicho, la tensión nacida de la incertidumbre y la atracción y los sentimientos experimentados por los protagonistas prácticamente a ciegas, sin saber si van a salir bien o mal de tremenda experiencia. Los secretos que guarda la trama en su totalidad son el eje central que desencadena diálogos exigentes y llenos de tensión, descripción de pensamientos que no llegan a decirse en voz alta y expresiones corporales detallas al mínimo, permitiendo al lector jugar ampliamente con la imaginación. Un giro muy bien recibido por ser distinto a lo que ya veníamos leyendo en esta serie y que genera en esta humilde lectora un inmenso deleite.

La narrativa es exquisita. La presentación de las situaciones está muy bien descrita, como por ejemplo las peleas de Temple en el ring de box que la pluma de la autora logra desarrollar transportándote y conectándote con las sensaciones y frustraciones de semejantes momentos. Volvemos a tener aquella escritura en tercera persona bajo ambas perspectivas que nos da amplia posibilidad de saber que pasa por la mente de nuestros protagonistas, haciéndonos partícipes del dolor, el rencor, la venganza, el amor y la pasión que los envuelve.

Mara es estupenda. Una protagonista femenina de romántica histórica clásica de pies a cabeza, debido a su temperamento fuerte, decidido y capaz de enfrentarse a cualquiera que intente arrebatarle todo por cuanto ha luchado, distando muchísimo de las anteriores protagonistas que Maclean ya nos ha presentado. Quizás en un principio no puedas entender sus razones, y en un punto sabes que todo se solucionaría más rápido si por fin dijera la verdad, pero Mara es una mujer orgullosa y con la firme certeza de que es ella la que tiene que resolver todos los problemas que ella misma ha generado, negándose a sí misma a considerase una damisela en apuros que espera a ser salvada por el príncipe azul. La vida que tuvo la hizo inmune al miedo y por ello es la compañera ideal del tercer canalla, al ser la única que le sostiene la mirada y no se siente intimidada ni por él ni por las circunstancias. Me encanto desde el inicio y conecte con ella por completo.

Con Temple ocurre algo muy singular. De él nos atrae su actitud enigmática, su personalidad imponente y aquella autosuficiencia de ser siempre el ganador. También sentimos su frustración, su dolor y aquella sensación de venganza que nos inunda haciendo de este personaje el verdadero protagonista principal. Lo que me gusta mucho de Temple es que, ya con indicios en los libros anteriores de su buen humor, también se encuentra presente en su propia historia, siendo un plus magnifico que lo distingue y lo resalta de los demás canallas. Lo ame y lo adore de principio a fin.

Personajes secundarios relevantes, varios. Aquí tengo que decir que, como la trama principal, el misterio también juega un papel importante. Aquella hermosa mujer que parece ser fiel amiga de Temple y que se hace llamar así misma Ana y también como se nos indica que Chase debe ocultarse debido a lo peligroso que resultaría todo si se supiese su verdadera identidad nos deja muy en pendiente y con una necesidad inmensa de seguir leyendo. Los demás canallas continúan apareciendo junto a sus esposas que ahora los dominan con una simple sonrisa y un antagonista que nos hace pensar que si bien las circunstancias de su vida no fueron las adecuadas, el camino de la maldad es un tramo que uno decide recorrer por decisión propia.

Todas las participaciones son precisas y que a mí me dejaron un excelente sabor de boca.

El epilogo nos muestra como la pareja protagonista se jura amor y protección de por vida, donde los brazos de cada uno es el refugio perfecto para ambos corazones marcados por la tragedia y de esta manera obtienen un bien merecido descanso. También nos recuerda que aún falta una historia por contar, la cual, en la última frase, nos deja con la boca abierta por lo que en su totalidad implica y que seguro nos sorprenderá cuando la serie llegue a su final.

Mi Puntuación:
04 estrellas

Simplemente estupendo
RECOMENDADISIMO
logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: