[Mi Reseña] ‘Nunca juzgues a una dama por su apariencia’ de Sarah MacLean

11692721_10155747245110058_2158451285231564895_n

Aún recuerdo cuando Maclean anuncio la sinopsis y presento la portada del que sería el último libro de esta serie, en inglés. Los seguidores del genero enloquecieron, muy pocos fueron los que tenían la corazonada de quien era en realidad el enigmático y misterioso cuarto canalla. Pero lo que nadie se esperaba era que la autora tomaría a un personaje importante de su serie anterior para convertir su historia en el esperado broche final, donde una hermosa joven caída en desgracia por fin recibiría la historia de amor que tanto se merecía.

Es difícil hacer esta reseña sin spoilers. Es la primera vez que hago esta advertencia pero la situación me obliga. Si no quieres que arruine tu lectura, no leas mi reseña, porque Maclean pone muchos temas en el tapete y me es imposible dejar de comentar al menos los más resaltantes, y eso que lo he intentado…. Ahorita les comento por qué.

Nunca juzgues a una dama por su apariencia’ de Sarah Maclean es el cuarto y último libro de la serie ‘Las reglas de los canallas’, donde el misterioso Chase, fundador del antro de juego más legendario de la ciudad y dueño de los secretos más sórdidos de la aristocracia inglesa, ha decidido retomar el lugar que le corresponde en la sociedad como Lady Georgiana Pearson; hija y hermana de un duque y que hace diez años entrego su cuerpo y su corazón al hombre del que pensaba estaba enamorada, solo para terminar con la reputación mancillada. Su propósito ahora es simple: Casarse con un noble y así darle a su hija Caroline el futuro que no tendría si solo se queda como la hija de una madre soltera, rechazada por los demás.

Si, el misterioso amo de la noche londinense y dueño de El Ángel Caído es una mujer, que también se esconde bajo la fachada de Anna, una prostituta de primera clase y la supuesta mensajera inmediata entre Chase y los demás. Ambos secretos no deben ser revelados si es que Georgiana realmente quiere que su plan para regresar a la sociedad funcione. Pero todo ello sería realmente un éxito si Duncan West no se inmiscuyera en sus asuntos. El dueño de los periódicos más influyentes de Londres y colaborador principal del Ángel Caído, es el primero que, luego de una larga ausencia, ve a Georgiana como realmente es en toda su esencia, logrando cautivarlo por su mezcla de inocencia y temperamento imponente que enciende su interés por conocer todos sus secretos.

De manera improvista, uno de ellos queda al descubierto, empezando un juego de seducción que al principio puede ser por conveniencia y beneficio de ambos, pero luego se convierte en una trampa mortal debido a la atracción que surge cada vez que se encuentran solos, expuestos y llenos de deseo.

“Su corazón latía con fuerza ante esa enloquecedora y misteriosa criatura. Nunca había deseado a nadie como la deseaba a ella. A pesar de saber que era la peor apuesta…mucho peor que todas las que hacían en el casino. Al menos en el salón de juego solo se arriesgaba dinero.
Allí estaban arriesgando algo mucho más serio.

—No me tientes —susurró en la oscuridad, retirando las manos de Georgiana de su pecho.

—¿O qué? —la pregunta jugaba con fuego.

—O acabarás obteniendo lo que estás buscando.

Sintió la curva de su sonrisa contra la piel.
—Es una promesa magnífica.

Él volvió la cabeza y atrapó sus labios una vez más, alzándola contra él, adorando la manera la manera en que le rodeó el cuello con los brazos y se apretó contra su cuerpo, rindiéndose.

Duncan se dejó llevar y la presionó contra la pared, situándose entre sus muslos al tiempo que maldecía sus faldas de seda. La quería sentir más cerca. Abierta. Caliente. Húmeda.
«Suya»

Pero todos tenemos secretos, y para Duncan West el costo de estos es toda la vida que construyo para él y para su hermana menor. Extremas circunstancias lo llevan a crear un acuerdo con el misterioso Chase y que tendría como nexo a Georgiana aun creyendo que ella es la mensajera entre el periodista y el amo de la casa de juegos, haciendo que cada encuentro sea cada vez más intenso debido a los celos, las verdades a medias y la incapacidad de entregarse el uno al otro por completo.

El tiempo se agota para Duncan y todos aquellos que quieren verlo destruido están cada vez más cerca de develar su secreto. Ella necesita de un título para salvarse y el, debe proteger su identidad si no quiere perder todo lo que ha conseguido con tanto esfuerzo, ¿Y si fueran otras personas?, ¿Podrían unir sus vidas aun conociendo toda la verdad que ocultan? La pasión se hace más intensa conforme los días pasan. Después de todo, él puede no ser un noble y ella no es una mujer común, pero aun así, Duncan se entregaría y tomaría todo lo que pudiera de georgiana, y mientras puedan evitar su destino ya marcado, nada los mantendrá alejados.

“—Desearía que fuéramos otras personas —musitó—. Me gustaría que fuéramos gente sencilla, y lo único que nos importara fuera tener comida en la mesa y un techo sobre nuestras cabezas.

—Y amor —añadió él.

Georgiana no vaciló.
—Y amor —convino.

—Si fuéramos otras personas —preguntó él—, ¿te casarías conmigo?

Sería maravilloso.
—Sí.

—Si fuéramos otras personas —dijo él, con un tono reverente mientras le pasaba la punta de los dedos por el rostro—, te lo pediría.
Ella asintió.
—Pero no lo somos.
—Shhh… —la hizo callar—. No lo digas todavía. Aún no. —La hizo girar en la oscuridad hasta que su cara quedó frente a la luz—. Dímelo.

Georgiana sacudió la cabeza, mientras una oleada de tristeza la inundaba.
—No debería. —Reprimió las lágrimas—. No es buena idea.

—Mi vida está llena de malas ideas. Dímelo —insistió él, antes de besarla con rápida ternura—. Dime que me amas.

Si le decía que lo amaba, sabría sin lugar a dudas que él jamás le permitiría hacer lo que debía. Alzó la mano, enredó los dedos en el pelo de su amor y lo obligó a inclinarse para rozar sus labios otra vez.

—Te elijo. Siempre.”

Asimilar tanta información es complicado y si han seguido esta serie, entienden a qué me refiero. Basándome en lo leído creo que ha sido uno de los mejores libros de la serie, por mucho y he tenido que llegar al final de ella para decirlo, ya que cada libro ha sido uno mejor que otro hasta llegar a tremendo final. El entrelazar las tramas de la serie anterior con la actual ha sido un manejo magistral de parte de la autora, dándonos una historia que nos deja pasmados conforme avanzamos en cada capítulo.

Aquel manejo del secretismo y por supuesto, la atracción de los protagonistas nacida de un primer encuentro siendo quienes realmente son, hacen destacar la trama de las demás. Duncan ya conoce a georgiana, la ha visto con su máscara habitual y no llamo su atención sino hasta que fue la verdadera mujer detrás del disfraz la que aparece ante él, haciendo de este detalle algo importante y un mensaje determinante.

La narrativa a la que ya nos tiene acostumbrados Maclean es absolutamente bien recibida debido a todas las emociones que los protagonistas experimentan en cada situación, y las referencias de los chismes de la sociedad londinense en cada inicio de capitulo que nos brinda miles de detalles que unen ambas tramas, es un deleite por la emoción que nos generan. Creo que el plan de la autora ha sido ese desde el principio; hacer de esta sociedad frívola y prejuiciosa un mundo único de donde es posible destacar diferentes personalidades que se revelan a una realidad espantosa y se niegan a seguir al rebaño. Miles de mensajes positivos se sacan de este libro, que se complementan de manera perfecta con diálogos más que agiles capaces de atraparnos para rematarnos con momentos pasionales que logran que nuestros corazón esté a punto de salirse de nuestro pecho. El capítulo que hace referencia a la piscina en casa de Duncan es en mi opinión la cumbre del erotismo en esta historia y que sin duda me dejo completamente sin aliento. El libro en su totalidad es estupendo.

Creo que Georgiana es excepcional. Desde la primera vez que la conocemos hasta el momento que ya podemos disfrutar de su propia historia es posible distinguir una evolución. Ya no es una chiquilla, y sobre todo, la vida la obligado a formar una personalidad enigmática que limita la inocencia con la madurez de modo que se hace irresistible al lector. El símbolo de que Maclean está más que de acuerdo con la igualdad de género creando una mujer fuerte, pasional, etérea y capaz de arriesgarlo todo con tal de tener a buen recaudo a los suyos. No esperaba menos de ella, ya que diez años no pasan en vano. Conecte con ella porque las casualidades que me unen a tremendo personaje y que me dejo sin aliento en muchas oportunidades. Una heroína con todas sus letras.

Ducan es… y me voy a permitir suspiran hondamente en este punto, por completo atrapante. Maclean ya nos tiene acostumbrados a dejarnos lo mejor al final. La incertidumbre, la necesidad de salvación, la entrega absoluta y su instinto protector son características que nunca espere percibir de un personaje que ya teníamos en la mira en los anteriores libros, pero que no esperábamos quizás, como me paso a mí, muchas variaciones de lo que ya conocíamos del exitoso periodista. Lo antes mencionado hace de Duncan destacable de lejos, haciendo que esta servidora quede destruida para otro protagonista. Estoy segura que tal efecto se me pasara pronto en el siguiente libro que coja, pero lo que más me enamora de Duncan es que se hizo así mismo en una sociedad tan injusta y por ello ocupa ahora un lugar privilegiado en una de mis listas exclusivas. En serio, lo mío con él es muy fuerte…

Secundarios… A mencionar primero, Caroline, por supuesto. Esta niña es totalmente diferente a lo que me esperaba, no solo por tener las cosas muy claras a su edad, sino que es gracias a Dios, determinante al momento de que las decisiones sean tomadas. Eso hace de Maclean una de mis autoras favoritas; que nada es lo que esperas y siempre consigue sorprenderte. Sabemos de todos los anteriores canallas y las mujeres que le robaron el alma. Podemos tener atisbos y menciones que no sabíamos que necesitábamos si es que la autora no se toma la molestia de nombrarlas conociendo como les fue y que ocurre ahora con muchas de sus parejas entrañables. Todo el contexto y el trasfondo en el que la historia de Georgiana y West se desarrollan es increíble, haciendo de la lectura algo adictivo.

Con un epilogo que deja todas las cosas en su sitio, y un enorme spoiler de parte de la autora sobre lo que será su próximo trabajo y que nos da el atisbo suficiente para dejarnos con la miel en los labios, Maclean consigue acelerarnos el corazón, dejarnos sin aliento y superarse a sí misma. Yo me declare fan incondicional de ella hace mucho tiempo y sigo manteniendo mi premisa luego de tremenda experiencia. Ahora solo queda esperar al próximo libro y espero que no tarde mucho, ya que la narrativa de Maclean absolutamente necesaria para seguir por este camino.

Mi Puntuación:
05 estrellas

SUPER RECOMENDADA
logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

2 comentarios sobre “[Mi Reseña] ‘Nunca juzgues a una dama por su apariencia’ de Sarah MacLean

Agrega el tuyo

  1. OMG! yo me he leido todos los libros de Mclean y afgdashafdagsha lees esta reseña me ha puesto la piel de GAllina… tengo q leer ese libro ya!!! Gracias. Como siempre dandonos lo mejor de estas maravillosas obras de arte^^

    Me gusta

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: