Saltar al contenido.

[Mi Reseña] ‘La Bestia’ de Lily Perozo

81RmdvOC54L._SL1500_

Justo cuando crees que este género no puede darte aquel cambio y originalidad que pueda sorprenderte, surge una historia como esta. No había tenido la oportunidad de leer a esta autora antes, pero si se que gracias a sus anteriores trabajos ha logrado obtener muchos seguidores. Y debido a esto es que pude saber también que lo que nos ofrece Perozo en esta oportunidad es completamente diferente a lo que ya tiene acostumbrados a todos a aquellos que tienen su atención ganada. Las redes sociales se han encendido y los grupos de lectura están por completo sorprendidos, siendo este el punto de quiebre que hace que los demás que no conocían su pluma, giren la cabeza y pongan por completo su mirada en ella…. Ahorita les comento por qué.

La Bestia’ de Lily Perozo es el primer libro que leo de esta autora y es en donde Benjamin Sutherland lo tiene todo. Es joven, es atractivo, es el actor de Hollywood más famoso del momento y también es un sanguinario y cruel asesino confeso. Admirado, envidiado, temido y despreciado. Nadie se explica como aquella estrella en asenso se convirtió de la noche a la mañana en una bestia sin alma que no tuvo reparos en hacer lo que hizo, confesarlo con toda la frialdad del mundo y continuar su vida sin arrepentirse de tan grande pecado. Encerrado y aislado del mundo solo está a la espera de que la tan esperada salvación llegue a su vida como así se lo han prometido, sin imaginar que quizás aquella liberación no sería más que el camino elegido por fuerzas malignas para cumplir su verdadero cometido.

Aquella ‘salvación’ llega en forma de mujer etérea y repleta de inocencia. Candice es un alma brillante y confundida debido al cambio que ha dado su feliz vida junto a su gran primer amor y su amada familia. Esta segura que con mucha fe en el Dios que la ayudo a salir del hoyo de la tristeza e hizo desaparecer las pesadillas que siempre le impidieron tener una vida tranquila, Benjamin puede lograr arrepentirse de sus pecados y encaminar su vida entregándose a su misericordia. Pero una fuerza poderosa parece impulsarla a que se deje seducir por su mirada penetrante y su presencia cautivadora, al punto de entregarse a él en cuerpo y alma de una forma tan intensa e insensata que le quita por completo la cordura.

“—Hola Candice —saludó, al descubrirle inmediatamente el nombre en la mirada—. Eres muy puntal, juro que te estaba esperando —confesó con voz seductora, esa que comúnmente usaba cuando años atrás quería llevarse a una mujer a la cama, mientras le sonreía con ironía al ver cómo esos ojos se opacaban por el miedo.

—Asustas a la señorita, ¿no ves que es una hermana? —Davor no tenía la más remota idea de cómo dirigirse hacia Candice, no sabía cómo llamar a alguien que alegaba haber venido por parte de la iglesia.

—No… no se preocupe —tartamudeó Candice, presa del miedo que le causaba el hombre de cuclillas frente a ella, quien no mostraba ningún indicio de incomodad por estar soportando todo el peso de su cuerpo sobre los dedos de los pies.

—No es una hermana, ni monja, ni nada de eso —le aclaró Benjamin a su pobre guardián retrasado—. Solo es una sublime criatura que realmente no sabe lo que quiere —se mostraba totalmente renuente a callarse.

—Deberías ser más respetuoso con el señor Davor, es la única persona que se interesa por ti, nadie más lo hace, a nadie más le importas… y estás muy equivocado, claro que sé lo que quiero, estoy segura de que me entregaré a Dios —expresó con convicción, levantando la barbilla en una actitud que mostraba orgullo, aunque sabía que la soberbia no era buena.

—Creo que Dios tendrá que esperar —comentó conteniendo una estruendosa carcajada, tenía ganas de reír como nunca.

—No importa cuánto deba esperar, Dios de igual manera nos recibirá con los brazos abiertos.

Yo también te estoy esperando con los brazos abiertos —pensó
Benjamin elevando la comisura derecha, percatándose de que el bocadillo estaba apetecible al menos, le parecía realmente hermosa.

Benjamin la miró fijamente, parecía un animal estudiando a su presa, deteniéndose en cada rasgo. Ella no llevaba ni una pizca de maquillaje, lograba apreciar los vellos rubios que salían de cada poro de ese hermoso rostro, por muy imperceptible que fuesen.

Movía su cabeza de un lado a otro, muy común en los depredadores, provocando que el nerviosismo en Candice, aumentara pero no lo suficiente como para quebrantar su valor.

—Podría encontrar a tus padres y con gusto les sacaría las vísceras por lo que te hicieron —propuso hurgando en las pupilas de Candice y extrañamente descubriendo el secreto de su origen, uno que hasta ella misma desconocía—. Recién nacida te dieron peor trato que a un animal y te dejaron en un basurero, a la lástima de otras personas… lo hicieron porque sencillamente no te planificaron, ¿y tú qué culpa tenías? —hablaba con total convicción y Candice en un intento por levantarse y salir corriendo del lugar, solo cayó sentada.

Esa visión de ella totalmente aterrada y vencida en el suelo, despertaron de forma inesperada unas ganas casi irrefrenables de querer saltarle encima y asesinarla, devorársela por completo. Tuvo que recurrir a todo su autocontrol para no hacerlo, no se permitió avanzar porque si le hacía daño perdería su oportunidad, nunca conseguiría la libertad, no encontraría la salvación y no quería quedarse toda la vida en ese apestoso lugar.”

Pero el camino a la redención será como un campo de batalla. A Benjamin se le hace cada vez más difícil controlar su necesidad de asesinar a Candice, la cual parece redimir cada vez que se pierde en sus ojos color esmeralda y tenerla cerca solo desata en él esos impulsos que pueden arruinar su plan para salvar su arrebatada alma. Él necesita a Candice si es que quiere deshacerse de aquel ente maligno que lo domina y una vez que lo consiga podrá dejar atrás a la mojigata mujer que lo hastía, pero que a la vez lo consume en pasión, deseo y entrega absoluta, experimentando sentimientos que él creía perdidos y que hace mucho no sentía. ¿Puede un asesino amar de verdad?, ¿Puede la fe salvar y perdonar actos inhumanos hechos a sangre fría?

Benjamin esta maldito y lo sabe, pero Candice está segura de que el arrepentimiento verdadero y el amor incondicional es el único camino para salvarlo. La maldad que lo domina es real… pero la lucha entre el bien y el mal demostraran si es que realmente su fe los salvará.

“—Adiós Benjamin —sorbió las lágrimas y se acercó a la puerta, dándole la espalda.

Benjamin veía que “su salvación” se le escapaba como agua entre los dedos y todo por sus estúpidos impulsos.

—Solo tengo miedo —con esas palabra consiguió que Candice se quedara de pie frente a la puerta y de espaldas a él—. Tengo miedo de que algún día te canses de venir a verme, tengo miedo de que conozcas a alguien, te enamores y nunca más regreses. Tengo miedo de que me olvides, tengo miedo de perder a la única persona que sinceramente me ha demostrado un poco de interés verdadero. Te has acercado a mí cuando no soy más que un pedazo de mierda entre cuatro paredes, sin dinero, ni fama, ni méritos. Has aceptado lo peor de mí, me has aceptado sabiendo lo que hice, no me has dado la espalda como lo ha hecho el resto del mundo, fuiste la única persona que pensó en las dos caras de la moneda, ni siquiera mi propio padre lo hizo… no movió un solo dedo para evitar que me pudriera en este lugar.

Soltó el aliento y se quedó casi sin respirar, esperando que “su salvación” dijera algo y no se marchara, que no lo abandonara a su suerte.

—Terminarás lastimándome, lo has dicho.

—No lo haré. Hacerte daño a ti, significa hacérmelo a mí mismo, significa que estaré completamente perdido.

—No sé qué pensar —musitó sin atreverse a volver.

—Olvida lo que te dije, no voy a exponerte a nada ni a que cometas ningún delito, mi destino es morir en este lugar y voy a aceptarlo, también aceptaré si no quieres verme más, pero quiero que sepas que eres lo mejor que me ha pasado en la vida, eres el ser humano más hermoso que he conocido.

—Gracias —musitó y tocó a la puerta.

—¿Volverás? —preguntó con voz estrangulada.

—No lo creo.”

Un libro arriesgado, complejo, tirado de los pelos y absolutamente atrapante. Por momentos llega a ponerse pesado, en mi opinión, por la gran cantidad de detalles que la autora tiene que necesariamente especificar, pero que son cosas mínimas y fáciles de ignorar una vez que llegas a leer el final de esta batalla entre el bien y el mal. Una narrativa en tercera persona que apuesta mucho por el ir y venir en cada personaje involucrado en cada momento crucial y que intenta describir al detalle cada sentimiento que se genera en los protagonistas de manera exitosa, cobrando más fortaleza sin duda alguna en la crudeza y la frialdad con la que se tratan los detalles siniestros y escalofriantes de la trama. El desparpajo creativo de parte de Perozo en esta parte, hay que decirlo, es exquisito, logrando dejarte sin aliento y con un inmenso hoyo en el estómago por su capacidad de llevarnos a momentos muy oscuros y llenos de tensión. Sin conocer el trabajo anterior de la autora me arriesgo a decir que estoy segura que este superar toda su obra debido a lo ya antes mencionado y porque ha sabido manejar las ansias del lector de por fin llegar a la trama principal con casi doscientas hojas previas llenas de amor, rencor, pasión y terror, desatándose en el resto de páginas una verdadera lucha entre estos dos amantes por alcanzar el perdón. Una increíble mezcla que me sorprende aun ahora haciendo esta reseña. Una historia soberbia de principio a fin.

Candice es el reflejo de la inocencia, la pureza y la paciencia. De parte de la autora sentí la necesidad de crear para ella un aura virginal que no llegue a hostigar, logrando el cometido con momentos específicos donde podemos ver a una protagonista femenina digna de sus circunstancias y bastante fiel a sus convicciones. Me encanto todo de ella, y sobre todo esas partes finales donde ya nada para ella importaba, solo el perdonar, amar y seguir adelante.

Y Benjamin, tan siniestro y calculador, como apasionado y seductor. Sabe lo que es y sabe lo que necesita para llegar a cumplir sus propósitos, pero también sabe que la batalla puede perderse si se deja llevar por aquello que Candice le ofrece. Sus cambios de humor nos impide a veces seguirle el ritmo y muchas otras nos enamora con aquellos pensamientos posesivos que nos demuestran que no todo está perdido. Me quedo con aquel beso que le sale del alma donde suplica a voces ser salvado y en donde esta humilde servidora quedo destruida al máximo. Los temores, la incertidumbre, el miedo y el odio se sienten a través del papel y no hay nada que desees más para Benjamin que toda esta maroma llegue por fin a su final. Un personaje como pocos y uno de los mejores construidos que he tenido la oportunidad de conocer. Estupendo.

Secundarios… MUCHOS, pero me centrare solo en dos que para mí fueron necesarios porque ayudaron a que la lectura se sobrellevara, porque hay que decirlo; el eje central no llega de buenas a primeras porque la autora construye un antes y un después para los protagonistas, siendo Robert y Nadya los más destacados en este camino y su historia que acelero el corazón tan o igual que la trama principal. Por momentos pensé que el libro se trataba de ellos, pero luego comprendí su cometido. Un momento de Lizzy, la hermana menor de Candice me dejo sin palabras y Aloiki es simplemente maravilloso. Mención aparte la tiene Iblis, que debo admitir me dio mucho miedo, poniéndome los pelos de punta en muchas oportunidades. Todos y cada uno de los secundarios se merecen ser mencionados, pero me reservare el derecho ya que estoy segura de que disfrutaran mucho descubriéndolos.

Con un final esperado repleto de momentos que te dejan sin aliento, y un Epilogo imposible de ignorar y que te deja sin palabras por lo que implica, al punto de no saber si realmente la historia termina ahí o si hay aun batallas por luchar, La Bestia es una brutal apuesta en extremo arriesgada de parte de Perozo que sorprende, enamora y atemoriza por igual. ¿Qué se hace después de leer una historia como esta?, supongo que ahora solo queda continuar leyendo hasta llegar a alcanzar el mismo nivel de emoción. En resumen, es una historia asombrosa.

Mi Puntuación:

05 estrellas

SIN PALABRAS

logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

4 respuestas »

  1. Gracias, de verdad muchas gracias por haberle dado una oportunidad a la historia, me alegra mucho que te haya sorprendido gratamente. Es un honor haber leído tu opinión. Abrazos!

    Me gusta

  2. Lo estoy leyendo y casi voy a la mitad cuando llevo un día leyéndolo, me tiene encandilada, sobre todo después de leer la serie “Dulces mentiras, amargas verdades” de la misma autora, realmente me encantó la forma tan cruda en la que la autora logra describir las escenas más brutales, y por Dios Iblis ¡Que miedooo!
    Por casualidad sabes si salió secuela de este libro, juro que me fascinó.

    Me gusta

    • No tengo información de que este libro tenga una posible secuela, pero seria genial si la tuviera. A mi también me gusto mucho. ¡Gracias por pasarte a comentar!

      Me gusta

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Follow Romance y Café on WordPress.com

COMPRA ORIGINAL EN:

ROMANCE Y CAFÉ en:

A %d blogueros les gusta esto: