[Mi Reseña] ‘El Éxtasis de Gabriel’ de Sylvain Reynard

03

Tenerla entre sus brazos es muchos más de lo que él cree merecer y cuando el peligro se cierne sobre ambos, el ángel de la noche no duda ni un instante en bajar al infierno con tal de salvar a la única que ha sido capaz de ver a través de su alma. El camino por la oscuridad es atroz, pero nada es más difícil que salir de las sombras para caminar por fin hacia la luz.

El éxtasis de Gabriel’ de Sylvain Reynard es el segundo libro de la trilogía ‘Gabriel’s Inferno’. Aquí, un viaje a Florencia parece ser el inicio ideal de una relación basada en la pasión, el amor y el perdón. Aún hay demonios que combatir pero Gabriel y Julia están seguros que lo suyo es poderoso aunque personas del pasado de ambos aún están completamente dispuestas a destruir la paz que recién han encontrado.

No obstante, todo aquello palidece cuando el rencor y el egoísmo de una mujer despechada son los sentimientos causantes de que el futuro de Julia peligre y todo por lo que ha luchado tanto se quede estancado. Gabriel y Julia sabían que podía ocurrir. Políticas estrictas, una universidad de prestigio y unos profesores implacables no pararan hasta llegar a la verdad, obligando a Gabriel a bajar al infierno con tal de salvar a la mujer que tanto ama.

“—¿Me crees capaz de presentarme en tu casa, echarte un polvo y dejarte sin decirte adiós?

Gabriel estaba apretando los puños con tanta fuerza que le temblaban.

—¿Me estabas dejando? —Julia volvió a sollozar.

Él le dirigió una mirada intensa como un rayo láser, como si estuviera tratando de comunicarse con ella sin palabras. Inclinándose hacia adelante hasta que sus narices estuvieron casi juntas, susurró:

—No te follé. Nunca te he follado. —Y apartándose un poco, continuó—: Estabas a punto de tirar tu futuro por la borda. Tantos años de duro trabajo, tantos sacrificios… Iban a arrebatártelo todo y no habrías podido recuperarlo. No iba a quedarme de brazos cruzados viendo cómo te suicidabas académicamente. Te dije que bajaría a los infiernos a rescatarte si hacía falta y eso es lo que acabo de hacer. —Alzando la barbilla, añadió—: Y volvería a hacerlo.

Julia dio un paso hacia él y le clavó un dedo en el pecho.

—¿Quién te da derecho a decidir por mí? Es mi vida y son mis sueños. Si yo quiero renunciar a ellos, ¿quién demonios eres tú para impedírmelo? Se suponía que me amabas, Gabriel. Se suponía que tenías que ayudarme a caminar por mí misma.

La expresión de la cara de él cambió inmediatamente.

—No he tenido elección, Eloísa. Las circunstancias nos han superado.

—Pensaba que mi nombre era Beatriz. Pero claro, Abelardo abandonó a Eloísa para no perder su trabajo, así que supongo que el nuevo apodo es más adecuado —le espetó ella, mientras se apartaba un poco.

En ese momento, el profesor Martin salió al pasillo. Frunciendo el cejo, se acercó a ellos.

Bajando aún más la voz, Gabriel dijo:
—Lee mi sexta carta. Párrafo cuarto.

Julia negó con la cabeza.
—Ya no soy tu alumna, profesor. Ya no puedes ponerme deberes.”

Al no tener la luz que alumbra su vida, el alma de Gabriel reclama los vicios que antes la alimentaban. Darse cuenta de que Julia solo fue el inicio de su largo camino redentor será un largo proceso que incluirá el perdón real a sus pecados y el valor real de las cosas importantes que conformaron su vida, incluyendo el recuerdo de los que se fueron.

Y mientras Julia afronta la presión y la soledad, Gabriel debe decidir si sucumbe al mismo futuro que tuvo Dante o si luchará por conservar a su hermosa Beatriz, a su lado, y así poder caminar juntos lejos de la oscuridad.

“—Hemos vivido muchas cosas. Siento que nuestra conexión es más profunda —dijo ella, acariciándole el hombro con la nariz—. Y ya no tengo miedo de que desaparezcas.

—Soy tuyo —susurró Gabriel—. Y yo también siento la conexión. La necesitaba. Y te la mereces. Cuando te toco, cuando te miro a los ojos, veo nuestro pasado y nuestro futuro. —Hizo una pausa y le alzó la barbilla para verla mejor—. Es impresionante.

Julia le dio un beso en los labios antes de acurrucarse contra su pecho.

—Pasé demasiado tiempo en las sombras. —La voz de él temblaba de emoción—. Tengo tantas ganas de vivir en la luz. A tu lado.

Ella le sujetó la cara entre ambas manos, obligándolo a mirarla.
—Ya estamos en la luz. Y te quiero.

—Y yo te quiero a ti, Julianne. Soy tuyo en esta vida y en la siguiente.”

En esta segunda parte es fácil darnos cuenta que el tipo de narrativa armónico de Reynard se mantiene, atreviéndome a decir que hasta mejora. Recuerdo la primera vez que leí este libro y que me sorprendí mucho por lo sensible que puede llegar a ser durante los intercambios entre Gabriel y Julia sobre el amor, sus creencias y las percepciones que tienen sobre la vida. Conversaciones tan profundas y llenas de referencias a distintas obras que bien pueden explicar la esencia principal del mensaje claro que el autor quiere transmitir. Volvemos a tener una preciosísima escena clave, donde Boticelli y su musa nos llena de una sensación de amor tan grande de parte del protagonista masculino dejándonos sin palabras.

Si, la conferencia inicial, en mi opinión, es el clímax máximo de la historia y nunca había sentido tal grado de conmoción. Sencillamente hermoso.

Continuamos con la narrativa en tercera persona y la música sigue formando parte importante de la narración. Sentimientos muy bien descritos que nos dejan a flor de piel como la angustia, la tristeza, la soledad, la desesperación. Sylvain apuesta por una segunda parte llena de obstáculos que dejan huella, tanto en los personajes, como en el lector.

Julia evoluciona enormemente. Ante tantos acontecimientos vemos como se enfrenta sin temor a los problemas y como supera muchas cosas que antes parecía imposible debido a su débil reaccionar. La madures que muestra y mucha de la timidez superada nos hace que conectemos con ella y su capacidad para amar. Sin perder su esencia sincera y compasiva alza la voz cuando algo no le parece bien y cuando defiende lo que es justo. Un personaje creado para sorprender.

Y Gabriel… ¿Qué más se puede decir de este profesor tan cautivador? La intensidad hecha personaje y su pasión mostrada de esa manera tan cruda como lo hace en este libro nos deja con la piel de gallina. Su vida, su camino, sus demonios, su entrega total del corazón. Sorprende cuando se determina a no desandar el camino ya avanzado logrando que el lector caiga nuevamente rendido ante sus actos. Es extremo y es espléndido. Difícil de olvidar.

Algo que me ha sorprendido mucho de los personajes secundarios es que casi todos tienen una participación bastante activa dentro de la historia. Muchas veces es fácil destacar uno u otro porque son los que más aportan a la trama principal, pero en este caso debo decir que no me decanto por uno en particular. Desde la familia de Gabriel, el padre de Julia, hasta Christa y su necesidad de venganza. Creo que la participación de Paulina es muy poca, en mi opinión, pero como dije ya antes, cada aparición secundaria es muy precisa, dándole el equilibrio necesario tanto a los buenos como malos momentos.

Ya estamos acostumbrados a no encontrar Epílogos en esta serie, pero tal y como ocurrió en el anterior, el final nos muestra muchas posibilidades para nuestros protagonistas, sobre todo en este donde luego de tantos obstáculos, todo toma un tono más esperanzador, y es posible cerrar el libro creyendo que de ahora en adelante, todo será mejor.

Mi Puntuación:
05 estrellas

Muy Recomendado.

logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: