[Mi Reseña] ‘La Redención de Gabriel’ de Sylvain Reynard

04

Un libro que estaba destinado a no existir y donde los protagonistas saben a ciencia cierta que juntos son invencibles. Las diferencias de opiniones y el miedo a perder lo que tanto esfuerzo ha costado son solo unos de los tantos obstáculos que esta pareja aún debe superar. El final feliz, la redención total, es aún un camino largo por transitar. Ahorita les comento por qué.

La redención de Gabriel’ de Sylvain Reynard es el tercer y último libro de esta trilogía y el amor entre Gabriel y Julia casi traspasa sus páginas. El profesor dejo atrás la Universidad de Toronto y ahora es profesor en Boston donde vive junto a su amada mientras ella empieza su largo camino por conseguir el doctorado en Harvard para por fin cumplir su sueño de ser profesora. La presión empieza a hacer estragos en la alumna y su primera conferencia importante esta por llevarse a cabo. Pero al convivir con un especialista en Dante tan influyente y tan respetado, la lleva a darse cuenta de que es difícil imponer sus propias teorías sin que cierto ego no salga lastimado.

Las peleas y los puntos de vista son el principio de una convivencia que empieza a sentir la diferencia de edad, pero todo parece banal cuando se dan cuenta que aún quedan muchas más batallas que luchar.

“—Puede que sea su esposa, pero no se la merece.

Gabriel se acercó a Paul amenazadoramente.
—¿Perdón?

Éste enderezó la espalda lo máximo que pudo, lo que hizo que superara en altura a su antiguo profesor.

—He dicho que no se la merece.

—¿Y cree que no lo sé?

Frustrado, lanzó la taza de café, que se hizo añicos sobre la acera.
Dando un paso más en dirección al joven, añadió:

—Cada noche, cuando me duermo con ella entre los brazos, doy gracias a Dios por habérmela enviado. Cada mañana, al despertarme, lo primero que hago es dar gracias porque se casara conmigo. Nunca seré digno de ella, pero pasaré el resto de mi vida intentándolo.

»Fue su amigo cuando lo necesitaba, pero escuche bien lo que le digo, Paul: no me provoque.”

Ante tantos momentos de dicha y amor, Gabriel se convence de una cosa: Quiere formar una familia con Julia. Pequeñas versiones de su amada invaden su mente sin imaginar que ese pensamiento es lo último en las prioridades de su esposa. Aun así una preocupación invade la mente de Gabriel obligándolo a escarbar en su pasado para así no correr ningún riesgo capaz de quitarle la felicidad que tanto tiempo ha buscado y la culpa se apodera de Julia al darse cuenta que salir embarazada no es lo que siempre ha deseado.

Los destinos van tomando su curso y los pecados van siendo cobrados. Todo va tomando sentido mientras los amantes espantan los miedos y las inseguridades con amor incondicional y madurez espiritual.

“ —Mis años sólo son importantes porque tú estás en mi vida. Sin ti, mis días estarían vacíos.

Julia apoyó la cabeza en su pecho.

—¿Por qué tienes que ser tan dulce?

—Porque ya he tenido bastantes amarguras en mi vida…”

Cuando este libro salió publicado lo tome no como una tercera parte de una trilogía, sino como un Epilogo enorme y necesario para la trama al completo debido a la cantidad de cosas que se quedaron en el tintero en el segundo libro (y que se suponía era el final) y porque todo aquí empieza a tomar un rumbo ideal. La narrativa de Reynard continua siendo armoniosa, casi melódica sobre todo en las demostraciones de afecto e intercambio pasional entre la recién estrenada pareja matrimonial. Destinados a fracasar, Gabriel y Julia avanzan en una convivencia que podría clasificarse de complicada por varios puntos pero que logra funcionar. Una vez más la música y la literatura universal forma parte importante en el desarrollo de la trama, y para no perder la costumbre, una conferencia digna de la pluma de Sylvain se nos presenta ahora de la mano de Julia, resultando ser tan o quizás más cautivadoras que sus antecesoras.

El aura que el libro transmite también es otra, más madura, más seria, más profunda. Un adelanto de lo que el autor es capaz de dar cuando evoluciona y quiere mostrarnos más. Disfrute mucho con la narrativa en pasado, los repentinos flashbacks y con la energía misteriosa que envuelve la visita a los Uffizi que sin dudas dejan a lector lleno de incógnitas y con la seguridad de que todo puede pasar. Es un libro estupendo, y de parte de Sylvain Reynard no podía ocurrir de otra manera. Espectacular.

Julia me sorprendió mucho. Normalmente, en la protagonista femenina esperas un tipo de reacción ante ciertas situaciones, resultando esta vez todo muy diferente y bastante impactante. Su reticencia al embarazo nos muestra que no es del todo perfecta como muchos de sus detractores se aferran en confirmar. Sus prioridades son otras y ante tamaña responsabilidad no quiere dejar las cosas a medias, y la culpa que siente por sentirse así la hacen humana, casi real. Es fácil identificarse con ella en esta parte de la historia y es bastante conmovedora cuando por fin parece darse cuenta que el amor la hará superar esa gran prueba de la maternidad. Tremendo personaje y su evolución me deja pasmada. De verdad difícil de olvidad.

Gabriel es el mismo de siempre. Imponente, intenso, cautivante y completamente inquietante. Adora a su esposa como a nadie y su afán por protegerla lo convierte, a veces exasperante pero al fin y al cabo, en un personaje entrañable. Aquel conflicto interno que desarrolla al momento de decidir ser padre, y cuando por fin lo logra, no se permite así mismo demostrar felicidad por no afectar a su esposa, me dejo con un nudo inmenso en la garganta por la cantidad de emociones que la trama desarrolla. El lector se siente afectado y completamente ensimismado con todas las decisiones que se toman. Lo de ambos es tremendo, y lo de Gabriel es inmenso. Un protagonista masculino complejo e incapaz de abandonar tu mente por más que lo intentes. Lo ame desde el principio hasta el final.

Lo atractivo de este libro es que es la culminación de un camino. Las decisiones que se tomen o se tomaron en los anteriores libros tienen consecuencias y el autor así lo deja de manifiesto al momento de referirse a los personajes secundarios. Desde Christa hasta Paul, y desde el padre de Julia, Paulina, o hasta Rachel y su obsesión por la maternidad. Todos y cada uno de los personajes que complementan el camino de Gabriel y Julia llegan a una redención personal, a un lugar ideal o como en otros casos, un infierno personal. Reí, llore, me indigne y hasta disfrute con cada uno de los destinos que cada personaje tenia deparado, logrando hacer de este libro una experiencia de lectura muy bien lograda.

No, Epilogo no volvemos a encontrar, y por ello se hace más fuerte mi teoría que ya les he comentado párrafos atrás. De todas maneras aún hay sorpresas con Sylvain Reynard, ya que como él mismo ha dicho, con Julia y Gabriel él aún no ha llegado al final.

Mi Puntuación:
04 estrellas

Muy Recomendado
logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: