[Mi Reseña] ‘Un amor como el tuyo’ de Claudia Cardozo

08

El final necesario para un personaje ya conocido pero que nos dejó conmovidos. Con una suerte en el amor que no concordaba con su éxito profesional y un misterio atroz en el que solo un alma pura y honesta podía actuar como su ideal compañera. Dos personalidades cautas que no se imaginaron que sus mundos se pondrían de cabeza una vez que se encontraran y se reconocieran… Ahorita les comento por qué.

Un amor como el tuyo’ de Claudia Cardozo es uno de esos libros que llegan de pronto y donde una matanza sangrienta se lleva a cabo con solo unos ojos inocentes como testigos de semejante muestra de odio.

Ante una escena incapaz de ser borrada de una mente tan inocente, Beth Wilson invierte todos sus conocimientos como forense para hallar cualquier pista o cualquier dato de quienes pudieron ser los responsables de tan macabro asesinato. El no poder encontrar aquello que ayudaría al asistente del fiscal David King a resolver el caso, hace que Beth ayude en lo que sea necesario con tal cubrir su incapacidad para encontrar lo que todos están buscando.

David encuentra en Beth una mujer de mirada sincera y fuerte, capaz de hacer que un niño tan pequeño y único testigo del asesinato de sus padres se sienta cómodo de confiar plenamente en ella. Pero el camino es largo y las heridas aún están frescas y los sentimientos de frustración invaden a todos los involucrados. El fiscal y la forense llegaran a compenetrarse y conocerse de tal manera de que descubrirán una conexión y pasión latentes aun cuando sus almas, a todas luces parecen diferentes.

“—No, no creo que haya soñado con un príncipe azul y si lo hice, eso fue hace mucho tiempo. Me refiero a que ahora estoy en una edad en que sé que no existen, y si lo hacen, es en un sentido metafórico, no real —se encogió de hombros al hablar.

David la veía con mayor interés, si eso era posible; incluso había dejado su copa en una mesilla lateral disimulada por los rosales.

—Vas a tener que explicarme eso. ¿Existe un príncipe azul para ti o no?—insistió.

Ella inhaló con fuerza antes de responder, y cuando lo hizo, fijó su mirada en las manos sobre la falda, parte de ella preguntándose en qué rayos pensaba al estar decidida a compartir algo tan íntimo y que apenas se atrevía a mencionar, incluso entre sus personas más cercanas. Aun así, no dudó al hablar.

—Quiero pensar que algún día me enamoraré de forma total y completamente apasionada, que amaré tanto a un hombre que aun cuando sé que nadie puede morir de amor, no podré vivir mi vida tal y como lo desee si él no está a mi lado. Tal vez ese hombre no pertenezca a la nobleza y su sangre sea tan roja como la mía, pero el que sea merecedor de mi amor lo convierte en mi príncipe. Azul, verde, lo que sea.

¿Por qué la veía de esa forma? No que fuera desagradable, en absoluto; por el contrario, sus ojos oscuros fijos en su rostro le provocaban una emoción tan agradable que, si fuera médicamente posible, habría jurado que su corazón dio un vuelco y, de nuevo, si las leyes de la lógica lo permitieran, su estómago se habría visto asaltado por un enjambre de avispas. Pero nada de ello era posible, claro. Entonces, ¿por qué se sentía tan real?”

El caso sigue su curso y sin posible solución. Un trabajo más arduo será necesario para poder hacer justicia y que aquel niño de mirada asustadiza pueda vivir tranquilo luego de tan horrorosa experiencia de vida. Los amantes empiezan también a necesitarse el uno al otro pero sin expresar aun en voz alta lo que podría llegar a ser maravilloso, si es que no tuvieran tanto miedo de perderse una vez que acabe todo.

Cuando descubres lo que tu alma tanto anhela, al perderlo tu corazón corre un fuerte riesgo. El amor verdadero debe ser fuerte e intenso para arriesgarse, entregarlo todo y así vivir feliz al lado de quien alborota tu mundo por completo, ¿Aceptaran ambos el reto?

“Permanecieron así durante varios minutos, en silencio, solo se oían sus respiraciones acompasadas y los ruidos ahogados provenientes del exterior.

—Esto no es normal —David habló de pronto, pensativo, acariciando sus hombros desnudos.

Beth levantó la mirada para observarlo.

—¿El qué? —Preguntó.

—Esto —repitió él sin dejar de tocarla—. Este deseo, esta necesidad que siento por ti. No es normal.

—Hablas como si te asustara… —tanteó Beth con suavidad e intrigada.

—Tal vez así sea. Tal vez me asusta todo lo que me haces sentir.

—¿Por qué?

—Porque me da miedo perderlo ahora que lo tengo.

Beth posó una mano sobre su mejilla.

—No lo perderás —le aseguró con tono firme.

—¿Lo prometes?

Beth estuvo a punto de decir algo, un poco inquieta por la forma en que la veía, aun cuando le producía una sensación agradable, pero el ruido de un teléfono timbrando se le adelantó y David emitió un gruñido.

—El crimen no descansa —comentó ella.

—Lo sabes tan bien como yo —él asintió y varió su tono mientras deslizaba una mano por su brazo—. Pero no quiero que hablemos de eso ahora.

Beth sonrió y contuvo el temblor provocado por su toque.

—¿Y de qué quieres hablar entonces? —había una sonrisa escondida en su voz.

—¿Quién dijo que quería hablar?

—Oh, Dios, David, ¿es solo sexo para ti?

Ella bromeaba, pero él pareció tomárselo en serio porque la alejó un poco para mirarla.

—No se trata solo de sexo —dijo con tono grave—. Lo quiero, sí, pero hay mucho más. Quiero sentirte, Beth, quiero amarte, creo que nunca dejaré de desearlo.

Beth pestañeó una y otra vez al oírlo, sintiendo como un nudo se formaba en su garganta, por lo que carraspeó antes de responder, y aun así su voz sonó trémula.

—Excelente respuesta —dijo antes de besarlo.”

Me gusta mucho cuando los autores conocen y conectan con sus lectores al punto de saber exactamente lo que necesitan y desean una vez que sus personajes e historias cobran vida. Ya lo mencione antes y debo recalcar que, en mi opinión, era necesaria la creación de esta historia para un protagonista que por lo menos a mí me dejo llena de intriga.

Creo y me atrevo a afirmar que esta historia está más llena de intensidad que su antecesora, logrando captar mi atención por entero debido al buen manejo de la trama de suspenso. La intensidad con que Cardozo envuelve al lector en un homicidio horrendo y frustrante al mismo tiempo, logra generar impotencia en el lector como si fuésemos nosotros los que quisiéramos resolverlo y hacer justicia ante tanto dolor y sufrimiento. Que una historia de amor se desarrolle en todo este marco solo muestra la capacidad de Claudia de conmovernos al darnos cuenta que dos almas afines pueden llegar a encontrar el amor aun en estos siniestros momentos.

Todo encaja en esta historia. El pasado, el presente, el dolor, la angustia, la compasión, la valentía y toda la pasión. Decir que este libro es lo mejor que ha escrito Claudia hasta el momento seria desmerecer sus anteriores historias que también me dejaron un enorme regocijo al leerlas, pero sin dudas con este libro sube muchos peldaños en comparación con cualquier cosa que haya escrito. No exagero, es mi opinión, y los invito a leerlo, así se darán cuenta que este libro encierra un muy buen argumento. Conmovedor al cien por ciento.

Beth es cauta, pasional, llena de principios, fuerte y tiene una entereza para afrontar los problemas haciendo que el lector conecte con ella de inmediato. Con sentimientos intensos a flor de piel que la fortalecen para enfrentarse a la vida como hermana, hija y profesional en su empleo. Una mujer que decide, que toma las riendas y firme con sus convicciones, deseando uno que sea feliz cuando conoce su corazón por completo. Un personaje ideal, sobre todo para una trama como esta y por supuesto para este género.

David era para mí ya conocido y desde antes me dejo sin aliento debido a su personalidad enigmática, practica y con muchos sentimientos por dentro que gritaban con desespero para ser liberados cuando un amor tan especial llegara a realmente verlos. Es increíble como su mundo poco a poco se pone de cabeza por aquella mujer menuda llena de entereza y es una delicia cuando desnuda su alma una vez que sabe que la necesita en su vida con desespero. Yo en lo personal creo que con David la autora hizo justicia, ya que una persona llena de principios y una personalidad tan bien definida se merecía una buena vida después de que todo parecía indicar que no ocurriría. Un protagonista masculino más que apunto a mí ya extensa lista de favoritos.

Secundarios… bueno, aquí debería mencionar a varios pero una vez mas no seré yo quien les arruine la lectura yéndome de largo. Los mejores amigos de ambos sin duda aligeraron mucho la trama logrando un equilibro estupendo, llenando el libro de mucho encanto, pero a mi parecer la intervención de Nolan, hermano de Beth, fue simplemente maravillosa y por supuesto el detective Lancaster tampoco puedo pasarlo por alto a lo largo de la historia. Ideales secundarios que de manera interesante complementan de manera estupenda una historia llena de intrigas y lecciones de vida, haciendo que una romántica como yo quede completamente sorprendida.

Epilogo… si tenemos, y en donde la autora nos pone al tanto de todas esos detalles que tanto necesitamos saber para no quedarnos con la miel en los labios. Quizás aquí yo me arriesgaría a decir que le faltó algo pero igualmente lo disfrute debido a la sensación de paz que nos deja Cardozo como ya nos tiene acostumbrados.

Un libro estupendo y que devoré de inmediato sabiendo que esta autora peruana, como siempre daría en el clavo.

Mi Puntuación:
04 estrellas

Muy Recomendado.
logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: