[Mi Reseña] ‘Paperweight’ de Meg Haston

09

Uno de los libros que más me ha costado digerir últimamente y no porque sea malo, sino por lo complejo de las situaciones y por el cariz tan intenso de la culpa que rodea la protagonista. Y no es para menos ya que aun cuando la portada es inofensiva, dentro de sus páginas se describe la historia de cómo poco a poco un cuerpo se consume debido a su alma toxica y retorcida. Ahorita les comento por qué.

Paperweight’ de Meg Haston es el primer libro que leo de esta autora, y dentro de sus páginas descubrimos como es que Stevie está atrapada: en el pasado, en su cuerpo, en la culpa y más recientemente, en un centro de rehabilitación para jóvenes con problemas alimenticios. Si, Stevie es anoréxica y ha luchado mucho para conseguirlo, al punto de considéralo su más grande obra maestra.

El camino para llegar hasta ahí ha sido largo. Un plan calculado al milímetro, para dejar atrás todo el sentimiento de culpa que invade sus días, llegará a su fin de manera armoniosa y casi poética. Pero ahora que Stevie se encuentra encerrada en aquel lugar donde pretenden curarla no le queda más remedio que mantener el ritmo de sus planes, engañar a todos y culminar aquel trabajo dentro de los veintisiete días que faltan para el aniversario de la muerte de su hermano.

“Me imagino muerta. Fría y perfecta con un corazón de piedra. Inmóvil. Sin respirar. El peso de mi inútil cuerpo que se pudre sobre la tierra. Mi alma más liviana que el papel mientras vuela lejos de su prisión corpórea.

Me permito esbozar una pequeña sonrisa. La muerte no me abandonará. Me está esperando a la vuelta de la esquina. Ya estoy lista, dando pasos seguros hacia mi acto final. Una coreografía elaborada que sorprenderá a todos. Enfrentaré al público: mi madre, mi padre, la psicóloga. Y con una nube de humo… ¡puf!

Voy a desaparecer.”

Una psicóloga, compañeras de habitación y demasiados recuerdos serán una constante en cada uno de sus días dentro de aquel centro. Nadie parece entender que eso es lo que realmente se merece Stevie y su patética vida. Aun así es imposible permanecer indiferente a los problemas que a su alrededor también se complican afectándolo todo y poniendo su situación en perspectiva.

Cartas, momentos compartidos y una mejor amiga que parece no entender la gravedad de sus actos, serán los encargados de entregarle a Stevie las armas necesarias para acabar con toda la pesadez de su memoria, sin detenerse a pensar que tiene mucha suerte de estar viva y aceptarse a sí misma como lo que realmente es: Una bulímica con muchas ganas de dejar todo atrás para así empezar a vivir la vida.

“—No creo que tu desorden alimenticio forme parte de tu verdadero yo. Pienso que hay algunas cosas que no deberíamos aceptar… y vivir con una enfermedad es una de ellas. Parece que Josh creía que merecías algo mejor. Tal vez, él no estaba dispuesto a verte enferma.

—¡Bueno, no tenía que hacerlo! —exclamo—. Me aseguré de eso, ¿cierto?

La dejé pasmada, puedo notarlo. Quizás ahora está comenzando a comprender mi verdadero yo. Corre sangre maldita por mis venas. No soy una buena Chica Verde. No soy elegante como mi madre, decente como mi padre ni extraordinaria como Josh. Mi madre lo sabía y yo losé: soy un monstruo. Y cuando Josh me miró en sus últimos momentos y su visión se nubló con su propia sangre y mi mirada, creo que finalmente él también lo supo.”

No he querido ahondar mucho en la trama ya que es maravilloso como vas descubriendo el mundo de Stevie a través de sus pensamientos. Un libro escrito en primera persona que impacta por la forma en la que está escrito ya que es bastante obvio que la autora ha querido generar un impacto radical en el lector, sin adornos y sin tapujos, mostrándonos una mente toxica capaz de destruir el cuerpo que la alberga.

Ese quizás es el punto de partida para apreciar esta historia. Cuando no padeces una enfermedad como esta es difícil entender o saber que pasa por la cabeza de alguien así, pero en este libro conectamos con Stevie al punto de dejarnos llevar por su lógica, su necesidad de acabar con todo y por cómo ve ella todo a través de sus ojos.

Los tiempos en presente son devastadores, pero los que son en pasado son estremecedores debido a todo lo que nuestra protagonista tuvo que pasar. El inicio de su enfermedad y como es que cada una de las personas que conforman y conformaban su vida la fueron decepcionando una tras otra nos deja incapaces de respirar. Tuve que dejar el libro varias veces de lado debido a la intensidad de la mente de Stevie cada vez que una nueva prueba en la vida se le presentaba, llenándome de odio y mucho rencor por todos aquellos que actuaban sin darse cuenta del monstruo que estaban creando.

Es impactante, es arrollador. Un camino empinado que poco a poco va cuesta abajo resultando en una Stevie rota y envenenada, toxica. Es imposible que el lector quede indiferente.

Secundarios, varios. Casi todos contribuyen un poco a lo que encontramos en Stevie y su alma magullada. De mi parte me enfocare en ‘los buenos’. Porque aunque parezca imposible, los hay.

Anna es pieza importante. Siempre atenta, siempre paciente, siempre ahí. Sin presiones y sin juzgar. Tenerla a ella como psicóloga era necesario y un descansar a tanto veneno que encontramos en la cabeza de Stevie. Me alegro de que sea ella quien lleve su caso y sobre todo que haya sabido conectar con una protagonista que está a punto de colapsar.

No se me paso por alto el contraste entre las ‘amigas’ que Stevie se encuentra a lo largo de su vida. Las diferencias entre Eden y Ashley son notorias pero el impacto que ejercen ambas en la vida de la protagonista son desencadenantes para lograr un antes y un después en Stevie logrando una más que la otra. Eden la rompe por completo y Ashley aun estando en casi o peor situación que la protagonista, logra con su experiencia de vida unir las piezas de Stevie dándole un propósito para preocuparse por alguien más y así aceptarse a sí misma. Sin duda los momentos claves nos los dan estos dos personajes.

Tengo que admitir que me hubiese gustado un Epilogo. Sé que el final es esperanzador pero es bastante angustiante no saber si es que Stevie logra llegar a un punto en donde realmente se sienta bien. Eso es lo que pasa cuando conectas demasiado con un personaje, al punto de que necesitas formar en tu mente la imagen de ella feliz, riendo, sintiendo y viviendo. De verdad espero que se encuentre bien.

Mi Puntuación:
04 estrellas

Muy Recomendado.
logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: