[Mi Reseña] ‘Rompiendo las reglas’ de María Martínez

08

Cuando estos personajes se dieron a conocer, no lo dudamos y en seguida quisimos saber qué pasaría con ellos a continuación. Pues bien, su historia ha llegado y como no puede ser de otra forma, su autora nos brinda una experiencia que se queda marcada en tu mente de por vida. Ahorita les comento por qué.

Rompiendo las reglas’ de Maria Martínez es el segundo libro de la serie ‘Cruzando los limites’ en donde dos personalidades explosivas se atraen de manera irracional y cada encuentro entre ellos solo consigue sacar chispas a cada paso que van.

El inicio de un verano más en Port Pleasant hace que Cassie tiemble de expectación cuando se dé cuenta que una vez más el destino pone a su camino a Tyler, luego de dos año en los que se propuso no saber nada de él. Tyler había sido el único que parecía capaz de romper las barreras de su corazón roto. Verlo nuevamente le trajo el recuerdo de porque salo huyendo en sentido contrario cuando aquella mirada verde parecía fundirse dentro de ella desde el primer momento que cayó en sus brazos y no pasaría mucho tiempo para que Cassie y Tyler se dieran cuenta de que donde hubo fuego, siempre cenizas quedan.

Y como lo impulsivos y tontos que son, se embarcan en una carrera que creen podrán manejar, dejando de lado los sentimientos, estando seguros de que solo se trata de sexo; pero un acontecimiento tras otro los hará darse cuenta que lo suyo es un camino muy espinoso donde cada uno de los recuerdos y momentos dolorosos hicieron mella en sus mentes y corazones.

“Quería una respuesta, sin saber muy bien cuál estaba buscando y cuál podría encajar; o si de verdad quería esa respuesta.

—No hay nada que entender —masculló Tyler mientras tiraba de la manija y abría la puerta del coche.

—Pues para no haber nada te comportas como si… Como si tú… Como si estuvieras celoso —dijo finalmente.

Tyler cerró la puerta con un golpe y volvió sobre sus pasos. Acercó su cara a la de ella y la miró como diciendo «pero, ¿tú de qué vas?».

—No alucines, Cassie. Solo me ha jodido ver cómo ese capullo te metía mano porque sé la clase de tío que es. Esto no son celos ni nada que se le parezca. No he visto ninguna luz que me haya abierto los ojos y me haya hecho darme cuenta de que eres la mujer de mi vida. Porque si eso es lo que esperas, lo que quieres que admita, puedes esperar sentada. Ya sabes lo que puedo darte. Lo dejamos muy claro. Tú y yo follamos, y eso es lo único que hacemos.

Cassie apenas podía respirar. Ni siquiera podía describir lo que estaba sintiendo.

—Hacíamos.

Tyler vio el punto final entre ellos implícito en esa única palabra.

—Vale… Pues ha sido un placer, nena.

—Eres un cerdo.

—¡Supéralo!”

Tyler sabía que era una locura pero cada vez que la tenía cerca, nada le importaba. Y no solo porque Cassie lo sacaba de sus casillas sino porque ella era realmente adictiva, y eso sabía que a la larga sería un problema difícil de manejar. Pensaba que su acuerdo solo aplacaría el deseo que sentía por ella, pero cada momento que pasaban juntos lo hacía sentirse vivo al punto de ir cambiándolo todo, convirtiendo a Cassie en lo más importante. Con ella cedía, bajaba la guardia y la dejaba entrar al laberinto lleno de complicaciones que era su mente y su resquebrajado corazón.

Pero la vida da muchas vueltas y Tyler sabía que tenía una deuda que pagar. No se podía permitir la felicidad. No sería justo para el pasado y Cassie tenía sabor a promesa, a futuro y eso era peligroso porque Tyler se juró así mismo no dejar que nadie atravesara sus barreras. El problema era que luego de ser el causante de sus sonrisas y amanecer a su lado todos los días, dejarla ir sería difícil ya que sin quererlo, aquella testaruda mujercita había arrasado con todo su mundo, rompiendo todas sus reglas.

“El corazón de Cassie latió como si estuviera en una montaña rusa que terminaba en un precipicio.

—Tú no puedes quererme —susurró ella, incapaz de creer que se estuviera declarando.

—Sí que puedo. El problema es que no debo quererte. Ahí fue donde me equivoqué. Me esforcé tanto en creer que no podía querer a nadie que se me pasó por alto protegerme de ti. Y poco a poco te has ido convirtiendo en una adicción, no sé si buena o mala, pero necesito mi dosis diaria de ti para no volverme loco.

—Esto es un disparate.

—Vale. Voy a ponértelo más fácil, por si tienes dudas —susurró a escasos centímetros de su cara—. No sé si tú sientes lo mismo. Pero, si lo sientes, hay algo que tienes que saber. No te haces una idea del lío en el que te estarías metiendo conmigo, porque soy un puto caos. Y estoy muy jodido de aquí. —Apuntó con un dedo a su cabeza—. Guardo cosas que no sé si algún día podré contarte. Y son malas, Cass, muy malas. Pero trataré de mantenerlas lejos de ti y de mí.

Tyler la cogió por la barbilla y sus ojos recorrieron su cara, estudiándola, mientras trataba de averiguar qué estaba pasando dentro de aquella cabeza. Jamás había deseado tanto poder leer la mente de otra persona. Respiró hondo y su mirada se posó en sus labios.

—Te quiero. ¿Puedes entender eso? Te quiero —susurró, deslizando el pulgar por su labio inferior.

Cassie asintió y sus ojos se llenaron de lágrimas.

—Yo también te quiero —cedió al fin con voz temblorosa—, pero no sé cómo admitirlo. Tengo miedo de que tú también puedas hacerme daño.

Él suspiró sin aliento y deslizó la mano por su cuello, los dedos por la piel suave de su escote. La otra mano apoyada en su cadera. Sus bocas casi se rozaban.

—Yo también tengo miedo de que eso pase, pero no sé cómo hacer para mantenerme alejado de ti.”

Ya en el libro anterior teníamos como premisa una trama social muy complicada y muy realista que envuelve la historia de amor de los protagonistas, repitiendo la autora la misma temática que ahora nuestros nuevos principales tienen que enfrentar. Sigo sorprendiéndome aquellos detalles que Maria Martínez usa para acompañar la vida y pasado de cada uno de sus personajes haciendo la línea argumental bastante intensa. Me gusta eso porque se ve que hay que luchar por algo y que al final del camino todo sacrificio habrá valido la pena.

Los estereotipos, las apariencias y los prejuicios son detallados en diálogos y situaciones que dejan al lector en vilo, logrando desgarrarnos cuando un personaje actúa de acuerdo a la personalidad adquirida según sus experiencias lo que le da a cada uno de los protagonistas vida propia siendo el libro rematado con giros completamente impactantes. Siento que la autora se arriesgó en esta historia. Nada nos hacía sospechar que se nos venía, dejándonos con la boca abierta siendo inevitable terminar igual de desarmada cuando cada una de las situaciones complicadas se presentaba. Un libro que te quita el aliento, y que no puedes dejar de leer hasta el final.

Nuestra protagonista femenina es simplemente una heroína. Ya sabíamos que Cassie era única debido a su personalidad fuerte y decidida. Siempre sabe lo que quiere y avanza a paso firme en la vida, pero que por dentro solo quiere sentirse bien consigo misma. Es imposible resumir el impacto que este personaje logra crear en el lector ya que cada una de sus armaduras logran convencerte pero a la vez consiguen que desees que baje las armas y se permita así misma amar de verdad, como se merece y por supuesto que supere todos aquellas penas que a lo largo de su vida tuvo que enfrentar. Cassie es única y no te arrepentirás de conocerla.

Tyler es simplemente imperfecto al punto de la genialidad, lo que lo hace irresistible e ideal para una trama tan intensa como esta. Aquel conflicto interno por aquello que quiere y cree no merecer te deja exhausta no pudiendo evitar soltar lágrimas de rabia cada vez que permite que la felicidad se le escape de las manos. Muchos momentos de este personaje lograron enamorarme por completo; con su familia, sus amigos, y sobre todo al momento de amar, consiguiendo lo impensable; superar a Caleb.

¡¿Qué cosa?!

Tal y como lo lees. Y yo no me lo termino de creer tampoco. El punto es que yo no puedo con Tyler y todo lo que su complicada mente hizo conmigo. Él nunca hace las cosas a medias y por eso consigue tenerme en la palma de su mano y ahora no sé cómo sacármelo de la cabeza y ya que seamos sinceros, tampoco quiero, así que voy a quedarme con él en la mente por un buen tiempo.

Secundarios… ahora si se viene lo bueno. Y es que es imposible no mencionarlo ya que desde el principio es mencionado y su presencia es simplemente un giro inesperado. Sí, quiero saber más de él, lo que me lleva, de manera natural, a pensar en otra persona, porque dentro de mi así debe de ser y ojala coincida con la autora ya que sería realmente un final muy feliz.

La familia de Tyler se lleva casi todo el protagonismo al momento de mencionar a los personajes secundarios ya que ellos son los que nos brindan muchos momentos divertidos, tiernos y completamente memorables, no olvidándome tampoco de Caleb y Savhanna, quienes nos acompañan a lo largo de la trama, regalándonos participaciones estupendas y muy bien recibidas.

En resumen, Maria Martínez lo logro de nuevo, y en mi humilde opinión diría hasta que se superó. ¿Epilogo? Pues… dejare que ustedes lo descubran, atreviéndome a decirles que una vez que lleguen a la última página coincidirán conmigo cuando sientan que de momento, ha sido el final perfecto para una serie que tiene aún mucho para brindar.

Mi Puntuación:
05 estrellas

INTENSA,
Super Recomendado.
logo chicoTRANSPARENTE

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: