[Mi Reseña] ‘Amar a un caballero’ de Nicole Jordan

03-2

La confianza y la lealtad son la base principal en esta historia de amor llena de amarguras y conspiraciones políticas, en una época en donde el honor se defendía con sangre y espada. Un guerrero atormentado y una castellana a la espera de ser amada son los protagonistas de una desgarrada relación que empezó con mucho odio, venganza y mucha pasión. Ahorita les comento por qué.

Amar a un caballero’ de Nicole Jordan nos cuenta como Ariane de Claredon se ha preparado durante cinco años para ser la esposa perfecta del caballero normando Ranulf, conocido como el Dragón Negro, debido a su implacable reputación en el campo de batalla.

Pero el destino se encargó de que eso no sucediera. La promesa hecha cuando Ariane era solo una jovenzuela se rompe debido a que el Dragón Negro regresa para tomar posesión de su castillo debido a que el padre de Ariane ha sido acusado de traición. Ahora, su prometido no solo no cumplirá su promesa de matrimonio sino que será el usurpador de sus tierras.

Ariane no está dispuesta a ceder su lugar como castellana ni mucho menos dejarse cautivar por el caballero arisco y temible que se presenta ante ella.

“—Tened cuidado, mi señora. Se me está agotando la paciencia rápidamente.

—¿Es eso cierto? Supongo que debería estar temblando de miedo —respondió ella.

Él le clavó una mirada acerada.
—Si fuerais más sensata, la haríais. Puedo haceros la vida imposible.

—No me cabe la menor duda; no esperaría otra cosa de un salvaje.

“Salvaje” Ranulf frunció el ceño al oír la acusación. Se había esforzado por tratarla amablemente, había sido mucho más compasivo de lo que ella se merecía, pero se daba cuenta de que era una insensatez permitir que lo hostigara de esa manera. Si dejaba que sus hirientes comentarios lo provocaran hasta hacerle perder el control, la victoriosa sería ella.

Sacudió la cabeza, soltó una áspera carcajada y se obligó a relajar sus rígidos músculos.

—¿Os he ofendido, mi será? —le respondió en tono calmado.

—No… pero tampoco me habéis mostrado el menor respeto.

—Vos misma os habéis privado de ese derecho al sublevaros. Os corresponde el trato de una mera sirvienta.

Ariane lo miró fijamente. Si se proponía acobardarla, todavía le quedaba mucho que aprender. Aun así tuvo que hacer acopio de toda su fuerza de voluntad para no echarse a temblar cuando Ranulf se volvió y se le acercó, mirándola fijamente con esos ojos color ámbar llenos de inquietante determinación.

—Os someteréis, mi señora —le prometió suavemente—. Me llamaréis dueño y señor.

Ella se armó de valor y alzó la barbilla, desafiante.
—Puede que seáis señor, sir Dragón, pero nunca, nunca seréis mi dueño.

Una sonrisa se dibujó lentamente en los labios de Ranulf, una mueca peligrosa, salvaje, que no presagiaba nada bueno.

—Tened cuidado, muchacha, no me provoquéis o tendré que aceptar el reto de domaros; hasta creo que me complacería.”

El pasado de Ranulf le ha enseñado que ninguna mujer de alto rango es digna de confianza, por ello debe tratar a Ariane con mucho cuidado por si planea alguna artimaña. El problema es que, tal y como hace cinco años atrás, es imposible no dejarse cautivar por la belleza y lealtad de la dueña de Claredon, de quien ha huido durante años debido a que parece ser la única capaz de sacarlo de su infinito pesar y letargo.

El enfrentamiento es inevitable pero no sin antes demostrar cuan capaces pueden ser ambos al momento de ser implacables. Ranulf no puede evitar desearla, tocarla, amarla aun en contra de lo que cree que puede perder, y Ariane está dispuesta a pelear con uñas y dientes para hacer respetar su castillo y continuar leal a su padre, aunque con cada día que pasa se le hace más difícil no amar al caballero que alguna vez le regalo una rosa roja y que ahora la conquista con su cuerpo y con su corazón de guerrero.

“—¿Acepto honraros como esposa mía y me rechazáis? No puedo permitirlo muchacha. Os casaréis conmigo esta noche para que mañana pueda marcharme con la conciencia tranquila.

Ariane alzó la barbilla.
—¿Lo veis, Ranulf? Me llamáis muchacha en tono desdeñoso, como si fuera el barro que pisáis.

Ranulf la miró, sorprendido.
—No es mi intención ofenderos, llamo así a todas las mujeres.

—Lo sé —El dolor que le atenazaba la garganta hizo que le temblara la voz—. Pero yo deseo ser para vos algo más que otra mujer. Quiero más, mucho más, mi señor. Quiero que me aceptéis como vuestra compañera en esta vida, como la madre de vuestros hijos, como vuestro verdadero amor, no como una posesión más ni como vuestra manceba ni como vuestra esclava.

Ranulf la observó analizando la profunda seriedad de su expresión.

—Pedís demasiado, mi señora.

—No tanto, mi señor.”

Nicole Jordan es estupenda al momento de crear historias de ficción teniendo como base hechos reales. Esta vez se ha tomado libertades que calzan a la perfección, llevándonos de manera correcta a una época hostil y oscura en donde, para algunos, es casi imposible creer que realmente existiera el amor. Me gustó mucho el manejo de la ambientación, el detalle de las batallas, las tomas de castillos, tierra y posesiones, con personajes implacables, llenos de ambiciones, como también secundarios capaces de erizarnos la piel por sus acciones indolentes.

Lo que me encanta de la pluma de Jordan es la perspectiva amplia que muestra de ambos protagonistas, lo cual permite saber exactamente qué es lo que les pasa por la mente al momento de enfrentarse a sus propios temores y sentimientos. Un tumulto de ellos se hace presentes y forman un todo al momento de ser aplicados con la situación a la que se enfrentan. Es difícil confiar, es difícil entregarse por completo ya que no solo se puede perder el corazón en el camino, sino también la cordura, la honra, la propia vida, siendo este libro un constante sin vivir debido a cada momento lleno de conflictos.

Pasión, amor, deseo, todo entremezclado con poder, desconfianza, deslealtad y mucho miedo a salir lastimado, o quizás muerto, si es que no se habla con la verdad. Un libro intenso que lo disfrute por completo.

Ariane es una protagonista que evoluciona ante nuestros propios ojos, como una protagonista digna de admiración. Empieza siendo una doncella ilusionada que pasa convertirse en una castellana capaz de dominar cualquier situación y que ama con mucha lealtad y pasión. La valentía que rodea a esta protagonista nos inspira ya que se enfrentara a quien sea necesario si es que con eso defiende y protege a todos los que tiene a su cargo. No se amedrenta, no retrocede, no se queda con las manos cruzadas y estaría dispuesta a entregar su vida si es necesario antes de traicionar a quienes juro proteger bajo su manto. Entrega su alma cuando ama, brindándonos momentos cumbres que nos quitan el habla.

Ranulf… es digno de mención. Cuando encuentro un protagonista masculino así, simplemente me rindo a sus encantos y lo atesoro en mi alma. Todas sus reticencias y dudas pueden ser identificadas por el lector y esperas que él realmente pueda sanar las heridas que le impiden disfrutar de lo que la vida le manda. Terco, testarudo y lleno de un aura fría e impasible que más parece una armadura para no dejar ver lo que realmente se esconde bajo su adusta cara. Verlo bajar la guardia es un placer, sobre todo cuando sin querer, nos ofrece momentos llenos de ternura y calidez, logrando cautivarnos, haciendo que nos sea imposible olvidarnos de él.

Secundarios… varios. Aquel vasallo fiel que sirve de consejero en una relación llena de enfrentamientos, es sin duda pieza clave para el correcto desarrollo de esta pareja testaruda, Payn es un excelente secundario, que se muestra como un mejor amigo ideal en los momentos con más dificultades.

Cada uno de los personajes que intervienen complementando la trama principal tiene la participación ideal que no opaca pero si aporta, dándole a la historia un toque sin igual.

Hubo un momento digno de mencionar en el que es imposible quedar indiferente debido a lo que implica en la trama, poniéndose de manifiesto la verdadera lealtad de los protagonistas para luego mostrar el amor más intenso, poderoso y carnal. Aquel capítulo entero en el bosque en donde se descubre la verdad es sin duda el mejor logrado, haciendo que este libro sea aún más especial.

El Epilogo es todo cuanto hemos esperado, sintiéndonos felices porque Ariane y Ranulf lo han logrado. Lograr ese final es un camino largo y arduo, y un regalo ideal al lector que decidió adentrarse en la historia del caballero que se negaba al amor.

Mi Puntuación:
04-estrellas

RECOMENDADO
logo-chicotransparente2

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: