[Mi Reseña] ‘Amante Eterno’ de J.R. Ward

Cada libro de esta saga encierra una temática que contempla la condición de los sentimientos de cada protagonista. El mensaje en este segundo libro es claro: La belleza interna, la beldad del alma, y el amor sin condiciones. Los matices que la acompañan tanto en lo secundario como en lo antagónico nos dejan las emociones a flor de piel continuando sin duda con nuestra obsesión por estos hermanos que luchan para proteger a su sociedad y por como aman con todo su ser… Ahorita les comento por qué.

Amante Eterno’ de J.R. Ward es el segundo libro de la serie ‘La Hermandad de la Daga Negra’ en donde una maldición tiene atrapado a Rhage durante mil años, los cuales parecen no acabarse a pesar de ya haber pasado demasiado tiempo desde que le fue concedido aquel castigo.

La lucha en Caldwell es mortal y Rhage es el mejor luchador que tiene la hermandad, pero aquella maldición acaba poco a poco con su cuerpo y también con su mente cuando se llena de preocupación cada vez que lo inunda la certeza de que llegara el momento en que no podrá controlar a la bestia y puede destruir todo lo que este a su paso.

Pero cuando una melodiosa voz parece calmar sus atormentadas ideas se obsesiona por tenerla cerca ya que la candencia de sus palabras y el aroma que acompaña su presencia parecen complementar todo lo que a él le hace falta.

“Hubo un largo silencio.

—Mierda, te has enamorado de ella. —Wrath se pasó la mano por los largos cabellos—.Por el amor de Dios… Acabas de conocerla, hermano.

—¿Y cuánto tiempo te costó a ti marcar a Beth como tu propiedad? ¿Veinticuatro horas? Ah, claro, esperaste dos días. Hiciste bien pensándolo tanto.

Wrath soltó una risa ahogada.
—Insistes en traer a colación a mi shellan, ¿no?

—Escucha, mi señor, Mary es… diferente. No pretendo saber por qué. Lo único que sé es que me hace latir el corazón de una forma que no puedo ignorar… diablos, que no quiero ignorar. Así que la idea de dejarla a merced de la Sociedad queda descartada por completo. Tratándose de ella, todos mis instintos protectores se disparan, y no puedo evitarlo. Ni siquiera por la Hermandad.

Rhage guardó silencio y pasaron minutos. Horas. O quizás fueron sólo unos segundos.

—Si le permito quedarse aquí —dijo Wrath—, es únicamente porque tú la ves como tu compañera, y sólo si puede mantener la boca cerrada. Pero queda el hecho de que desobedeciste las órdenes de Tohr. Eso no puedo dejarlo pasar. Tengo que llevar ese asunto ante la Virgen Escribana.

Rhage se relajó, aliviado.
—Aceptaré cualquier consecuencia.

—Que así sea.”

Mary está condenada. Su vida no ha sido un camino de rosas por ello es preferible no tener esperanzas y decide aceptar el camino que el destino le tiene preparado. Aun así, es difícil reconocer que una mujer como ella tenga que ceder. Aquella visita a un lugar extraño solo debía ser una ocasión sin importancia, algo que ayudaría a aquel ‘niño’ al que estaba ayudando. Y cuando un hombre con aspecto de modelo, no solo la aterrorizaba sino que también la hace añorar aquello que sabe no puede tomar, tiene la certeza de que todo solo puede acabar mal.

Su aspecto es peligroso, atractivo y mortal. Sabía que nunca se acostumbraría a la intensidad de su mirada ni a la energía que de él emanaba. No parecía de este mundo pero al mismo tiempo parecía sufrir igual, como si ambos estuvieran condenados a un mismo final. Descubrir un nuevo mundo y una pasión sin igual no solo lleva a Mary a rechazar tantos cambios sino a darse cuenta que la vida tiene muchas sorpresas para dar.

La lucha continúa y la maldad sigue rondando, ahora con un nuevo objetivo sin lugar a dudas la sociedad restrictora hará más daño. La pasión se descontrola y el amor se transforma en una bestia que lo arrasa todo a su paso y despierta los más intensos sentimientos entre un vampiro maldito y una humana condenada a morir dejando su corazón sangrando.

“—¿Qué es ese olor maravilloso?

—Soy yo —murmuró él contra su boca—. Es lo que sucede cuando un macho se enamora. No puedo evitarlo. Si me permites continuar, pronto estará sobre toda tu piel, tu cabello. También dentro de ti.

Diciendo esto, empujó profundamente. Ella arqueó el cuerpo llena de placer, dejando que el calor fluyera por todo su organismo.

—No soportaré otra noche como ésta —gimió ella más para sí misma que para Rhage.

El vampiro se quedó completamente inmóvil, le tomó una mano y la colocó sobre su corazón.

—Nunca más, Mary. Lo juro por mi honor.

Sus ojos eran solemnes, el juramento también. El alivio que ella sintió ante su promesa la dejó atribulada.

—No voy a enamorarme de ti —dijo—. No puedo permitírmelo. No lo haré.

—Está bien. Yo amaré por ambos. —Profundizó su penetración, llenándole las entrañas.

—No me conoces. —Le mordisqueó el hombro y luego le besó la zona de la clavícula. El sabor de la piel la enloqueció, al mezclarse en su boca con aquel aroma tan especial.

—Sí, te conozco. —Rhage se echó hacia atrás, mirándola con una convicción y una claridad incontestables, casi animales—. Sé que me protegiste cuando salió el sol y yo me encontraba indefenso. Sé que me alimentaste con tu propia mano. Sé que eres una guerrera, una superviviente, una wahlker. Y sé que tu voz es el sonido más adorable que mis oídos han escuchado jamás. —La besó con suavidad—. Lo sé todo sobre ti, y todo lo que veo es hermoso. Todo lo que veo es mío.

—No soy tuya —susurró ella.

—Bien —dijo el vampiro, sin perturbarse por el rechazo—. Si no puedo tenerte, entonces poséeme tú. Poséeme completamente, o por partes, sólo un pedazo, lo que quieras. Toma algo de mí, por favor.

Ella le pasó las manos por la perfecta cara, acariciando sus mejillas y su mandíbula.

—¿No tienes miedo? —preguntó.

—No. Sólo me aterroriza perderte.”

Si con el primer libro nos enganchamos a esta sociedad y sus guerreros vampiros, sin duda con el segundo caemos rendidos por completo dentro de esta vorágine de sentimientos. J.R. Ward nos sumerge de manera más profunda en su mundo oscuro donde dos protagonistas sufren de manera diferente pero que de cierta forma se complementan. Una historia que atrapa por la intensidad que ambos muestran al momento de interactuar. El tema que presenta es bastante sencillo de determinar. La belleza del alma, la aceptación de uno mismo, la unión predestinada con aquel que pueda calmar el dolor que se instala en tu corazón. Me arriesgo a decir que aquí empieza realmente el camino de la autora a presentar historias solidas e inigualables en donde es fácil perder el aliento por el intenso vaivén de emociones. Es tremendo, es potente, es intenso.

Siempre he considerado la historia de Mary y Rhage como bonita. Creo que es la palabra que mejor la definiría. Por los diálogos, por los intercambios, por los besos, por el cuidado, y muchas cosas más que estoy segura también acabaran disfrutando.

La vida de Mary no ha sido sencilla. Y es un patrón que se repetirá en casi todos los personajes de esta saga, pero en el caso de nuestra protagonista, lo suyo se complica a pasos agigantados. Aun así es fuerte y parece decidida a aceptar su suerte aun a costa de ocultar sus miedos cuando se trata de desnudar su alma. Con Mary me cuesta un poco entender esa capacidad de auto flagelarse con la continua negación de recibir ayuda, pero conforme avanzas en la historia comprendes que lo único que ella busca es no arrastrar a nadie dentro de tanta locura. ¿Una mártir innecesaria? Puede ser, aun así convence, emociona, enamora. Su calidez y sus ganas de hacer el bien son agradables y la hacen una protagonista femenina aceptable dentro de esta historia de calibre tan grande.

Impulsivo, ocurrente, impetuoso y muchas veces irrespetuoso (en el buen sentido), Rhage consigue sacarnos varias sonrisas cada vez que quiere ocultar su temor más grande, y al mismo tiempo nos seduce con sus formas descritas por la autora de manera tan apasionante. Conocer más de él es un placer y saber que en realidad es mucho más de lo que aparenta ser nos emociona por la cantidad de detalles emocionantes. Su lealtad, su sacrificio, su forma de amar. Rhage es un vampiro lleno de matices que van desde la comicidad hasta el drama que pasa por la angustia y la necesidad. Es tremendo e insuperable.

Personajes secundarios… Varios. La autora nos muestra ya una trama consistente para futuras historias y que nos dejan en el limbo al querer averiguar. Desde un “niño” de pasado desolador y una cicatriz que lo destina a ser un guerrero hasta un no-vivo que reniega de sus decisiones y ya ha perdido el juicio. Uno más interesante que el otro, y que nos brindan un colchón sólido para una serie que sorprende en cada capítulo.

Debido a todos estos elementos es que no tenemos Epilogo, ¿Para qué? Ahora solo necesitamos el próximo libro para continuar sudando frio con todo este embrollo que nos deja el final lleno de posibilidades.

Mi Puntuación:

RECOMENDADISIMO

Anuncios

2 comentarios sobre “[Mi Reseña] ‘Amante Eterno’ de J.R. Ward

Agrega el tuyo

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: