[Mi Reseña] ‘La guarida del león’ de Christine Feehan

Que complicado debe ser para un autor intentar rescribir tu historia favorita, dándole una nueva perspectiva, nuevos elementos y añadirle tu propio estilo, a modo de homenaje. No muchos se atreven y muchos otros jamás lo logran. Pero para una autora como Christine Feehan quizás era un reto muy grande, aun así lo saca a flote por tener una pluma maravillosa, consolidada y porque los elementos usados convencen, no al 100% pero te hacen pasar un buen rato. Ahorita les comento por qué.

La guarida del León’ de Christine Feehan podría ser una novela histórica, por estar ambientada en la Italia Medieval, donde las costumbres, las leyendas, las guerras y los parajes inhóspitos son los elementos que ambientan cada una de las situaciones. Pero no sería lo correcto, en mi opinión. La trama principal es en realidad una historia con toques paranormales, fantásticos y místicos, centrados todos en una profecía, una maldición y que solo podrán ser vencidos por un verdadero amor.

Isabella Vernaducci llega al valle luego de haber perdido todo cuanto amaba. Tan solo le queda su valentía y su determinación para salvar a su hermano Lucca de las manos de un hombre sin escrúpulos que lo tiene cautivo. Isabella quizás este cavando su propia tumba. Se dicen muchas cosas de aquel lugar. Nada la preparo para descubrir la verdad en ese paraje extraño que pertenece a Don DeMarco, en donde una poderosa fuerza todo lo consume, lo maldice, lo contaminaba. Ni mucho menos darse cuenta que su posible salvador tuviera forma de bestia salvaje al que todo el mundo ve y teme pero que ella simplemente no veía.

Los leones lo dominan todo. Salvajes, peligrosos y llenos de ira contenida solo responden a Nicolai DeMarco, capaz de controlarlos debido a su propia naturaleza salvaje. La llegada de Isabella lo cambiaba todo y no duda en utilizarla proponiéndole un trato a cambio de la vida de su hermano.

“-Decidme lo que veis cuando me miráis.

Las palabras sonaron muy bajas, apenas un hilo de voz, un susurro de terciopelo y fuego. Y, aun así, era la orden de un ser poderoso.

Para aplacar sus nervios, Isabella dio otro sorbo al té caliente y dulce. Llevaba miel, y la reconfortó.

-Veo a un hombre con muchas responsabilidades. Y yo le he traído una más. Y lo siento, pero no puedo permitir que mio fratello muera. Vos erais mi única esperanza. No era mi intención complicaros más la existencia.

Sus palabras eran del todo sinceras.

Don DeMarco vaciló, como si no supiera qué hacer. Finalmente se sentó en una silla, frente a ella. Isabella sonrió algo insegura, ofreciendo una tímida rama de olivo.

-Me temo que vais a salir perdiendo con el trato, signore. Mio padre se pasó buena parte de su vida frunciendo el ceño y meneando la cabeza porque desaprobaba mi comportamiento.

-No dudo que lo que me decís es cierto.”

Y aunque todo parece controlado, Ni Isabella ni Nicolai parecen entender que sus destinos ya están marcados. La magia que ahí radica es demasiado fuerte, y ambos saben que en algún momento uno de ellos, o quizás ambos acabaran muertos.

Arrastrados sin remedios por una pasión que no tiene control sobre sus cuerpos, la vida de ambos peligra si deciden seguir con el trato o si deciden romperlo. La salvación, la condena. Nada parece tener solución para ellos en ese palazzo lleno de almas en pena y sirvientes leales pero a la vez temerosos de aquella energía casi demoniaca.

La profecía está escrita, como el amor entre ambos, condenados a vivirla. La Bestia saldrá algún día de su guarida y la bella y valiente heroína tendrá que luchar por su amor y por su vida…

“Un único sonido disgustado escapó de su garganta.

-No lo hagas, Nicolai -suplicó Isabella con suavidad-. No te hagas esto a ti mismo.

Habían pasado años antes de que su pueblo empezara a ver a su padre como una bestia, pero una vez que sucedió, lo devoró con rapidez. A él le habían visto como la bestia desde el día en que su padre mató a su madre e intentó destruirle a él.

-He estado a punto de matarte –Y lo confesó con una voz baja, áspera, la verdad-. Si no te vas de aquí, pasará, Isabella. No tengo elección. Es por tu propia seguridad, y tú lo sabes.

-Sé que los leones se negaron a dejarme cruzar el paso. Sé que tengo que estar contigo. -Isabella se abrazó a sí misma para echarse a temblar-. Eso es lo único que sé, Nicolai. –Y lo miró con sus ojos grandes e inocentes-. Eres el aliento que impulsa mi cuerpo, la alegría de mi corazón. Si me mandas lejos de aquí, me marchitaré y moriré. Si no en cuerpo, sí en espíritu. Es mejor disfrutar del fuego y la pasión, aunque sea brevemente, que sufrir una agonía larga e interminable.

La expresión de él se endureció, y sus ojos la miraron con tanta intensidad que ella sintió físicamente que atravesaban su corazón.

-Yo lo único que sé es que si te quedas aquí conmigo seré yo quien te mate Isabella.

Las palabras quedaron suspendidas en el aire, parpadeando con una vida propia. Isabella sentía un terror gélido, a pesar de estar sumergida en agua caliente. Alzó el mentón.

-Que así sea.”

La autora se la juega en grande con esta historia. Hay que tener “ovarios literarios” para adentrarse en una historia ya de por si famosa, conocidísima y amada por casi todo el mundo, y querer darle una total vuelta de tuerca. Esta vez no es Francia, sino Italia. Esta vez no es una bruja encolerizada sino una madre traicionada. Esta vez no es una pueblerina amante de los libros, sino una hermana aguerrida y predestinada, y ahora no es un príncipe que debe aprender una lección sobre belleza interior. Nuestro Don esta maldito, herido por dentro y lleno de pesar por el temor a matar a lo que más ha querido.

Oscura y llena de suspenso. Con una narrativa lenta pero que atrapa. Llena de intrigas y maleficios. Así es esta historia que te pone los pelos de punta con cada nuevo paso que da la protagonista y te deja en vilo por no saber quién es aquel desencadenante de tanta energía maligna. A groso modo puedo decir que me ha gustado, pero quizás hubo cosas que no fueron de mi agrado.

Hay un manejo débil de los tiempos que transcurren en la lógica de la trama (día, tarde, noche, amanecer) que fácilmente confunden a un lector despistado y momentos un tanto extraños, casi ilógicos que están relacionados con descripciones que te hacen imaginar y pensar “¿Cómo demonios está haciendo eso?”. Supongo que muy de vez en cuando, las historias que tengan algo que ver con lo histórico reclaman más mi atención a los detalles mínimos, para encontrar lógica y así saber que es una época distinta y fácil de imaginar. A este punto creo ya que todo punto negativo es ya cosa mía y mis ganas de que todo resulte a la perfección.

Isabella es muy diferente a la ‘Bella’ original. No canta, no suspira y no se ruboriza. Pero si da lucha, se enfrenta a sus temores y es bastante temeraria al momento de dar batalla. Capaz de reducir a la Bestia confiando en sus instintos y llena de determinación al momento de actuar con justicia. No puedo negarlo; me gustó mucho. Sobre todo por ser ideal para tanto acontecimiento ‘malicioso’. No es perfecta, ni mucho menos la doncella que espera que el dueño de la casa la proteja. No. Isabella, como ella misma dice ‘Es una Vernaducci’ y su valentía es admirable inclusive cuando parecía que debía bajar un poco sus revoluciones.

Nicolai enamora como es de esperarse. La construcción de este personaje tiene mimo y eso se nota. Christine Feehan no le dio una personalidad altanera, pero si le dio poderío a su desenvolvimiento y una descripción melancólica, contenida, sufrida y necesitada de consuelo. Toda la historia que lo envuelve es un deleite y es fácil cae rendida ante su forma de amar. Él no importa, solo piensa en proteger a los que ama y eso a una lectora como yo, le encanta.

Secundarios… varios. Los hay de todos los tipos. Los leales, los insidiosos, los antagonistas, los que causas risa y los que no están pero se les menciona para darle sentido a la trama principal. Si tuviera que mencionar a uno en especial seria… Theresa, y luego Francesca. No diré nada sobre ellas porque sería ir demasiado lejos con el spoiler y creo que ya me he pasado tres pueblos con mi ya mala costumbre de revelar demasiado en las reseñas. Lo único que les digo es que estén atentos, ninguna de las dos es lo que parece pero al mismo tiempo si lo son, y mucho más.

Epilogo no tenemos, lo cual me molesto de sobremanera porque, ¡Vamos!, había una maldición, un pueblo entero estaba a merced de un hechizo que había durado siglos y el destino para todos era la muerte. El giro y resolución de todo los problemas debía mostrarnos un “después de…” y así saber si realmente todo por fin dio resultado… o no. En fin, supongo que la autora tiene ya un ritmo marcado y los estilos hay que respetarlos. Aun así es una lectura yo Si recomiendo.

Mi Puntuación:

Excelente.

Anuncios

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: