[Mi Reseña] ‘La bailarina de Auschwitz’ de Edith Eger | #BooktubeDelPresente

8999

Esta reseña es distinta. Primero porque no es una historia de ficción. En realidad esto ocurrió, entonces debo tomarlo, no como la historia creada por un autor para entretener, sino como el relato de quien quiere llegar a mi corazón para que yo pueda aprender algo…

Y vaya que si aprendí… ahorita les comento por qué.

La bailarina de Auschwitz’ de Edith Eger es un relato de superación. Sobre la capacidad del ser humano para sanar y sobre cómo, si nos lo proponemos, podemos vencer la adversidad.

Eger tenía dieciséis años cuando los nazis invadieron su pueblo de Hungría y se la llevaron con el resto de su familia a Auschwitz. Al pisar el campo, sus padres fueron enviados a la cámara de gas y ella permaneció junto a su hermana, pendiente de una muerte segura. Pero bailar El Danubio azul para Mengele salvó su vida, y a partir de entonces empezó una nueva lucha por la supervivencia.

Primero en los campos de exterminio, luego en la Checoslovaquia tomada por los comunistas y, finalmente, en Estados Unidos, donde acabaría convirtiéndose en discípula de Viktor Frankl. Fue en ese momento, tras décadas ocultando su pasado, cuando se dio cuenta de la necesidad de curar sus heridas, de hablar del horror que había vivido y de perdonar como camino a la sanación.

Su mensaje es claro: tenemos la capacidad de escapar de las prisiones que construimos en nuestras mentes y podemos elegir ser libres, sean cuales sean las circunstancias de nuestra vida.

La bailarina de auschwitz

En esta oportunidad no quiero enfocarme mucho en los puntos que siempre hago hincapié cuando leo un libro que me ha encantado, porque esta vez es una historia diferente. No es una historia hecha para entretener, ni para encontrar profundidad en los personajes o ver como el nudo se desarrolla de la mejor manera con un final apoteósico.

No, este libro es otra cosa. Esta es una historia de vida. Es la historia de una mujer que de verdad existe y decidió compartir con el mundo algo que le toco vivir y como puso todo de su parte para recuperarse. Este libro no puede leerse como al resto. Este libro es para aprender, reflexionar y meditar.

Es difícil ponerte en el lugar de otra persona cuando esta te cuenta su experiencia de vida. Es decir, puedes hacerte una idea y sentir tristeza por todo aquello que le paso y hacer lo posible por brindar consuelo, pero ¿Qué pasa cuando esta experiencia tiene que ver con una sangrienta guerra y los planes siniestros de un grupo de personas a las que no le interesa la humanidad de nadie?

No todos somos capaces de entender el dolor que se vive al momento de pasar por una situación así y mucho menos saber que siente alguien víctima de la peor expresión del ser humano. Algo que la protagonista de este libro se pregunta constantemente es ¿Por qué yo? ¿Por qué tuve vivir esto? ¿Por qué sobreviví? Preguntas válidas y parte de las dos caras de una misma moneda. Y es ahí cuando un enorme sentimiento de culpa te invade hasta que solo tienes dos opciones: Dejar que te aplaste o aceptar las cosas como ocurrieron. Es un camino largo, doloroso, lleno de máscaras que te pones una tras otra para no destapar todo el pasado que te hace distinta o aquella horrible palabra: victima.

Pero, hay una gran diferencia entre la victimización y el victimismo, como bien nos lo explica nuestra querida Edith en este libro. Una viene del exterior y si trabajas en ello, puedes llegar a vencerla, pero la otra viene del interior de cada uno de nosotros. Un sentimiento que hace que realmente creamos que nos merecemos todos los que nos pasa. Es una forma de pensar culpabilizadora, pesimista, atrapada en el pasado, implacable y castigadora que se convierte en nuestra propia cárcel y es ahí donde realmente debemos empezar a cambiar. A dejar de pensar como víctimas y avanzar. Edith nos muestra el camino, ya que su pena empezó en la línea de selección mientras la separaban de su familia en Auschwitz y la acompaño treinta años después cuando por fin pudo perdonar. Perdonarse así misma por estar viva y porque siempre se puede volver a empezar.

De tener un punto en contra en este relato seria cuando ya se notaba que la autora quería explicarte en que consistían los tecnicismos utilizados para su propia recuperación. Honestamente y sin llegar a causar revuelo, me interesaba muy poco cual era la teoría de tal o cual método utilizado para llegar a un buen resultado. Pero, comprendo que la idea es ver cómo debemos ponernos en manos de ayuda profesional si es que queremos llegar a un buen puerto. Por mí, está bien. De todos modos, disfrute más cuando Edith me contaba su propia perspectiva de vida, como nos introducía a su yo interno lleno de cadenas que la mantenían amarrada al pasado.

Nuestra protagonista no tiene nada de ficticia, es real y, a pesar de no haber vivido ni la mitad de lo que ella paso, fui capaz de conectar con ella. No desde el principio, eso sí… porque el principio se me hizo lento, pero seguro. Ya que conforme todo el dolor se refleja en cada capítulo, es casi imposible no sentir su historia en los huesos. Es TREMENDA.

Y si tengo que hablar de los personajes que acompañaron a Edith en tremenda campaña debería decir que Magda es impresionante. Me encantaría un relato contado de su parte pero me parece que eso es casi imposible de lograr. La hermana de nuestra protagonista es quizás de las mujeres más interesantes que he conocido en mi vida, no solo porque existió de verdad, sino porque es compleja al momento de actuar. Se me viene a la mente la capacidad que tenia de coquetear con el uniforme de Auschwitz o como puede conectar con un desconocido luego de la liberación, e intercambiar consuelo aun sin conocerse, para luego dejarlo atrás como si no hubiese significado nada. Es increíble lo que Magda me transmitió y cada una de sus intervenciones me resultó increíble.

De Béla podría decir mucho. Al principio no me caía bien, tengo que admitir, pero luego hasta entendí porque Edith se casó con él. El segundo matrimonio me saco lágrimas de los ojos y ahora no imagino este libro sin Béla de la mano de Edith en el camino de su recuperación. Es un hombre increíble, y también merece un lugar importante dentro de toda esta trama.

El final es inspirador y no podía ser de otro modo, creo yo. Me alegra tanto haber conocido esta historia. Me alegra muchísimo saber que Edith pudo encontrar su verdadero yo. Me alegra muchísimo que haya sobrevivido y me alegra mucho más el que haya podido compartí esta experiencia conmigo a través de su libro.

Mi Puntuación:
4 cafes

Anuncios

3 comentarios sobre “[Mi Reseña] ‘La bailarina de Auschwitz’ de Edith Eger | #BooktubeDelPresente

Agrega el tuyo

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: