[Mi Reseña] ‘A la caza de Jack el destripador’ de Kerri Maniscalco

portada

Me habían hablado muy bien de este libro, así que fui a lo seguro con él. No soy de leer thrillers porque realmente me dan mucho miedo, pero siempre es bueno cambiar de género y arriesgarse. ¿El resultado? Pues fue perturbador, no lo niego y bastante emocionante. Ahorita les comento por qué.

‘A la caza de Jack el destripador’ de Kerri Maniscalco es el primer libro que leo de la autora.

Aquí, Audrey Rose Wadsworth, de diecisiete años, nació como la hija de un Lord, con toda una vida de riqueza y privilegios por delante. Pero entre las fiestas de té y los vestidos de seda lleva una vida secreta prohibida.

En contra de los deseos de su severo padre y las expectativas de la sociedad, Audrey se escapa frecuentemente al laboratorio de su tío para estudiar la espantosa práctica de la medicina forense. Cuando su trabajo en una serie de cadáveres asesinados salvajemente la arrastra a la investigación de un asesino serial, su búsqueda de respuestas la llevará muy cerca de su propio mundo protegido. Las vueltas y los increíbles giros de esta historia, acompañados por fotografías reales y siniestras de la época, harán que este deslumbrante debut de la autora Kerri Maniscalco, best seller #1 del New York Times, sea imposible de olvidar.

jACK EL DESTRIPADOR

Para alguien que no está familiarizada con el thriller, empezar con esta novela creo que ha sido lo más acertado. Con una excelente pluma que hace que todo sea muy dinámico y para nada aburrido, he sabido meterme de lleno a la trama, dejando que la autora me envuelva en un aura oscura y tétrica. Me gustan las historias de época, y son mi debilidad cuando están súper bien documentadas. Y si a eso le agregamos las descripciones tan vividas de la práctica de la medicina forense, pues sin duda este libro cumple con su cometido.

Se me ha escarapelado el cuerpo con tanto corte y sangrado, que dudo mucho el no tener pesadillas por un buen tiempo. Nuestra protagonista es única y especial, así que la autora ha sabido plasmar la narrativa desde su punto de vista, en donde poco a poco vamos desentrañando un misterio que nos sorprende conforme nos acercamos al final.

Y las ilustraciones que acompañan cada capítulo logran el genial cometido de brindarnos una atmosfera gris y oscura, digna de la Inglaterra de 1888. Realmente admiro el trabajo de la autora en este sentido. Y como todo Thriller, el manejo del suspenso, a mi parecer, ha sido estupendo. Quizás algo obvio, en mi humilde opinión, pero no por ello menos emocionante. En resumidas cuentas, a pesar de tener la piel de gallina y un mal sabor de boca, la novela cumple con lo prometido. Es decir, está inspirada en Jack el destripador, y que una lectora como yo se conmocione es porque cumplió con su objetivo.

Audrey Rose es una protagonista estupenda. Desde siempre supo que su posición en la sociedad la limitaba y no estaba dispuesta a conformarse. Práctica, curiosa y con un hambre voraz por demostrar sus capacidades, se reta así misma a aprender mucho más de todo el mundo de la medicina forense a pesar de los obstáculos, logrando destacar. Tiene un temple admirable y no se detiene ante las adversidades. Es de lejos mi personaje favorito de toda la novela.

Thomas es muy peculiar. Desde el principio me llamo la atención de que la autora dotara a este personaje de características perturbadoras, rozando lo obsesivo. Su mirada, sus gestos y todo en cuanto lo describía, parecía ser razón suficiente para correr lejos de él, pero conservaba un aura oscura que nos invitaba a seguir descubriéndolo. El misterio detrás de él, confieso, no me lo esperaba, así que eso solo hizo que me fascinara más. Supongo que la intención de la autora era despistar, y vaya que lo logro. Con Thomas no sabía que esperar y es una estupenda contraparte de Audrey Rose.

Secundarios, varios. El tío Jonathan es del primero que me acuerdo cuando pienso en los personajes que acompañan la trama. Prácticamente, gracias a él y su gran conocimiento es que casi todas las situaciones se ponen de manifiesto. Me ha gustado mucho que, hasta cierto momento, es la contraparte de su hermano, el padre de Audrey Rose.

Lord Edmund Wadsworth es el reflejo de la sociedad imperante y preocupada por mantener las costumbres. Jonathan en cambio es alguien aferrado a la ciencia y que los convencionalismos simplemente le aburren de sobre manera. Me han gustado ambas caras de la moneda, y creo que la autora disfruto mucho creándolos.

El final, realmente me gusto. En cierta medida era casi hasta obvio lo que iba a suceder pero la manera en cómo se ejecutó, sin dudas logro convencerme y encantarme. La resolución final también fue muy conmovedora, ya que nuestros protagonistas no siempre estás dispuesto a los cambios, y ver como personajes evolucionan ante tus ojos, siempre emociona.

Mi Puntuación: 4/5
4 cafes

Anuncios

Un comentario

  1. Se debe tener respeto por toda obra, pues el mero hecho de que un autor concluya una historia es digno de encomio, y más aún lo es cuando se trata de una labor tan extensa y minuciosa como resulta “A la caza de Jack el Destripador”. Toda lectura a su vez es subjetiva, y aquello que a un lector le agrada o, incluso, le fascina, deja indiferente a otro, y hasta le rechina. Dicho lo cual, señalaré que me costó mucho leer esta novela y tomarle el gusto a su trama, pese a que aborda un tema muy atrayente. No pude quitarme esa sensación de irrealidad que permea el libro. La técnica de usar a un personaje femenino narrando en primera persona me pareció un error. Un tributo excesivo a un público juvenil en detrimento de lectores de mayor edad. Considero que una historia potencialmente muy interesante se estropeó por esos permanentes toques de novela rosa que se le intercalan. El enamoramiento de la protagonista respecto de Thomas, el apuesto asistente de su tío el forense, me parece un ejemplo de esa orientación fallida del argumento. En fin, mucha fantasía teñida de rosa que, en mi modesto criterio, terminó destruyendo el corazón de la historia. Esa mezcla de géneros (romántico, misterio, gótico, etc) me hizo demasiado densa la lectura dejándome el sabor de que se desperdició una ingeniosa idea, que quedó eclipsado el talento, que por momentos nos muestra la escritora, y también su arduo trabajo de documentación sobre la época victoriana y los crímenes del destripador de Whitechapel.

    Le gusta a 1 persona

Me encantaría saber tu opinión... ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s