[ENTREVISTA] Eleanor Rigby: “A la gente se le atraganta la novela romántica y vive a la espera de que escribas «algo más serio»

Este 2019 lo terminamos con una enorme sorpresa. En mi humilde opinión, esta autora es la revelación del año, a pesar de que ya cuenta con varias novelas publicadas y ya tiene mucha experiencia que la respalda.

Conocer su pluma ha sido de lo más gratificante, y eso que solo he podido disfrutar de uno de sus libros, el cual me ha dejado con muchas ganas de más y no podía dejar pasar la oportunidad de preguntarle a la creadora de ‘Los hijos de la Infamia’ por sus inicios, su trabajo y sus planes a futuro.

Los invito a conocer a Eleanor Rigby en la siguiente entrevista. Una extraordinaria nueva voz en la novela romántica en español.

*******

Hola Eleanor. Un honor tenerte aquí…

Eleanor: Un honor que me hayas seleccionado para entrevistarme ^^

¿Podemos deducir que tu nombre de autora es un seudónimo? Y de ser así, ¿Cuál es el origen de querer utilizarlo?

Eleanor: Uso un seudónimo por diversos motivos. Si quieres que sea muy sincera contigo, el principal es que cuando era más niña no creía demasiado en lo que hacía y prefería desvincularlo de mi personalidad por miedo a que se me juzgara (cosa que, dicho sea de paso, se ha hecho igualmente. A la gente se le atraganta la novela romántica y vive a la espera de que escribas «algo más serio»).

Otra causa era que siempre he querido separar quién soy de lo que hago; es cierto que la gente conoce a la autora, pero no tiene ni idea de quién es la persona que hay detrás, y supongo que me apetecía potenciar esa dualidad llamándonos de dos maneras diferentes.

También, confieso, por cuestiones de marketing. Un nombre en inglés suele vender más porque te confunden con una autora extranjera, lo que en la mayoría de los casos beneficia ya que hay lectoras que tienden a pasar de largo cuando se cruzan con una escritora nacional. Respecto a eso, estoy haciendo mis investigaciones para averiguar por qué, jajaja.

Sabemos que el camino dentro de la publicación de novela romántica es duro y lleno de esfuerzo. En el mundo real, ¿Podrías contarnos de que país eres y en que profesión te desempeñas?, ¿Cómo logras ese balance entre ambas actividades?

Eleanor: Soy una escritora española, concretamente del sur, y en la actualidad me dedico a aprender idiomas por un tubo, a formarme como correctora y a estudiar Historia en la Universidad de Granada. Aquí es cuando digo aquello con lo que dejo muertas a todas las compañeras del gremio: me lo estoy tomando con calma porque escribir es mi primera opción de futuro, y para tener la oportunidad de prosperar en este mundillo, una debe tener o mucha suerte o partirse la crisma trabajando. Así que mucho me temo que no puedo decirte que haya un «balance»: echo más horas que un reloj cuando se trata de escribir (alguna que otra vez me he cronometrado, y supero con mucho una jornada laboral) y dedico el tiempo justo a mis estudios.

Me han llamado loca muchas veces porque es muy difícil hacerse una carrera como autora, empezando por mi familia, pero ya he conseguido que me apoyen y poco a poco voy obteniendo los resultados que necesito para no rendirme. Por supuesto tengo en cuenta la alta posibilidad de fracaso y que puede que esto no me llene para siempre; de ahí la necesaria formación al margen.

La autopublicacion le ha abierto el camino a muchos autores, ¿Prefieres esta manera de publicación o apuestas por ambas al momento de querer llegar a los lectores?

Eleanor: Está clarísimo que hay un público al que no llegas si no estás con editorial, pero autopublicar —y perdón, porque no es muy elegante hablar de dinero— beneficia mucho más económicamente hablando incluso si vendes la mitad que con un sello prestigioso. Cuando me preguntan por estos temas siempre digo que todo depende de qué tipo autor quieras ser, si el afamado o el que puede pagarse las facturas. Yo, en lo personal, como quiero llegar al máximo de lectores posible —a los amantes del Kindle y a los que no se fían si no llevas un respaldo editorial— y como no me gustaría saturar a mis editoras pasándole un libro cada dos meses, no voy a decantarme por una opción u otra. Ambas son beneficiosas a su manera.

Tienes muchos títulos atractivos en tu repertorio pero predomina el romance histórico, un género que en este blog amamos muchísimo ¿Qué crees que debe ocurrir para que este género nuevamente resalte y más lectores apuesten por él?

Eleanor: Muchas lectoras que me leen en romántica actual me han dicho que no se atreven con la histórica porque no están interesadas en la época. Porque la historia les aburre. Esto me hace gracia, porque aquellos a los que sí les gusta la historia, los que sí la leen y estudian en profundidad y han probado el género, me han hablado muy ofendidos por las licencias que nos tomamos las autoras. Por la falta de rigor histórico incluso entre las autoras de renombre.

Sinceramente, y a título personal, creo que lo que debe ocurrir es que se deje de pensar que la novela romántica histórica tiene muchísimo más contexto que aquel en el que está enmarcado. Cierto es que las primeras autoras nos regalaban páginas y páginas de contexto, pero de eso hace ya unas décadas y, admitámoslo: este detallismo echa para atrás a muchas de las lectoras de hoy en día. Se buscan novelas frescas que vayan al grano, en las que el contexto esté implícito en actitudes, comportamientos, telón de fondo, y no en densas narraciones. Todavía me acuerdo de aquellas reseñas en las que me echaban en cara que fuese «demasiado descriptiva», precisamente yo, que describo más bien poco. Sigue habiendo puristas —y eso es genial—, pero los gustos de las lectoras han cambiado respecto a los de aquellos tiempos —la gente se acuerda más de Kleypas que de Woodiwiss— y hay que adaptarse o morir. En resumen, modernizarse. Es la clave en cualquier género del que hablemos.

Si te traici

Leí la primera entrega de ‘Los hijos de la infamia’ y debo decir que quede fascinada. ¿De dónde nació la idea de contar la historia de cuatro hermanos tan diferentes y con vidas tan duras, en un contexto histórico tan especial?

Eleanor: De lo aburrida que estoy de hablar de los aristócratas, jajajaja. Empecé con los duques, los marqueses y los condes —a leer histórica y a escribirla— y al final te das cuenta de que las historias más interesantes siempre las narra la clase media, donde cuentas con un margen mayor para desarrollar tramas que no podría haber protagonizado un noble ni de broma.

En estas historias mi objetivo principal es contraponer y visibilizar las formas de vida y de pensamiento de personajes dispares. Arian es un miserable de los bajos fondos, un estibador, y Venetia pertenece a la aristocracia venida a menos; Bastian es un desgraciado con suerte que logró hacer fortuna gracias a sus chanchullos ilegales, y Merry, su muchacha, una humilde granjera que no ha juntado nunca más de unos peniques; Cassidy es hijo de un abogado bien considerado, y su protagonista una burguesa más rica que Creso; Fox es un marinero que cobra lo suficiente para vivir, y su compañera será la hija de un personaje célebre en Londres por sus aportaciones a la comunidad.

Así intento que queden representados los nobles empleos y los que no lo son tanto, la gente de bien y la gente peor. ¿Qué más puedo decir? Es entretenido hacerlos chocar por sus distintas perspectivas y ver cómo al final se las arreglan para hacer funcionar una vida en común. Eso es el amor, al final. Ponerse de acuerdo a pesar de las diferencias.

(Ni confirmo ni desmiento que haya hablado de las parejitas para generar hype, jejeje).

¿Qué tan difícil fue construir los personajes de ‘Si te traiciona el corazón’? En el caso de Venetia, ¿Qué fue lo más complicado para ti lograr con esta protagonista?

Eleanor: Hacerla «comprensible». Despertar compasión.

Lo admito. Tengo una terrible obsesión con que la gente comprenda a mis personajes, y por eso invierto páginas y páginas en describir sentimientos. No pasa nada si no los quieren, de veras, pero como madre, siento la necesidad de reivindicar que su manera de pensar y sus actitudes son justas y entendibles teniendo en cuenta su origen. Casi todo el contexto de esta novela reside en Venetia; piensa, siente y vive como una mujer de clase alta del siglo diecinueve, y por eso cuesta tanto empatizar, porque en nuestros días nos habría parecido histérica, victimista, incluso habríamos dicho que su sensibilidad es ridícula… pero una mujer de la época no podría haberse tomado de otra manera las situaciones que le toca afrontar.

Respecto a las mujeres absolutamente anacrónicas que suelen protagonizar mis novelas, Venetia no pretendía ser odiosa, sino una mujer ajustada al tiempo al que me remonto —la primera sobre la que he escrito—, y eso, paradójicamente —pues estamos en novela histórica y debería ser más entendible su punto— fue lo que más me costó transmitir. Por supuesto, pongo la culpa sobre mis hombros; si el lector no logra empatizar suele ser por varios factores, pero uno de ellos suele ser porque el autor no lo ha descrito tan bien como podría.

Arian tiene muchos matices, ¿Qué fue lo más difícil de lograr con este protagonista?

Eleanor: Como las lectoras suelen ser más tolerantes con las malas actitudes de los protagonistas masculinos, con él no pasé en ningún momento la ansiedad que me daba meterme en la mente de Venetia. No sentí nunca que debiera justificarlo constantemente, ni que ningún secundario debiese darle la razón, así que todo fue como la seda. Además, Arian y yo tenemos muchísimas cosas en común, por lo que me resultó sencillo empatizar con él. Y me partía la caja escribiendo sus diálogos, así que imagínate. Todo fue maravilloso.

Y ya que estamos en confianza, ¿Cómo recibiste la noticia y que sentiste al saber que habías ganado el IX Premio Vergara a la mejor Novela Romántica en el 2018? Confieso que es un libro que me muero de ganas por conocer.
Pues la historia de cómo la recibí tiene gracia.

Eleanor: Yo jamás contesto al teléfono cuando me llama alguien que no conozco, y la editora de Vergara, Aránzazu, me tuvo que llamar por teléfono tres veces antes de que yo le colgara y decidiera enviarle por WhatsApp un «¿Quién eres?» al que no le añadí una bordería casi de milagro. Estaba un poco mosca porque la persona en cuestión me había despertado esa mañana a las nueve, y luego me había sonado el teléfono en medio de clase (por lo que me llevé una bronca).

Cuando me dijo que era la editora de Vergara me quise rajar las venas para sobrevivir a la vergüenza. Luego abrí el correo en el que me comentaba la noticia, hablamos por teléfono… En cuanto a cómo me sentí, supongo que lo típico. Me puse a sudar, a temblar, llamé a mi madre (nunca llamo a mi madre) y estuve con el estómago encogido un día entero. No me lo creí hasta que lo tuve en mis manos.

La serie ‘Los hijos de la infamia’, quienes ya la empezamos sabemos que tiene muchísimas historias por contar. ¿Que nos puedes comentar de lo que se viene, tanto en esta serie como en tus otros proyectos?

Eleanor: «Lo que se viene» siempre es incierto. Todo lo que te conteste ahora puede quedar obsoleto dentro de tres meses, porque de repente se me cruza una saga nueva, me pongo con esa y me olvido de lo demás; así de desorganizada soy. Pero por ahora, y solo a raíz de esta serie, se vienen las novelas de Cassidy y Fox, la trilogía de las hermanas Marsden (Florence, Frances y Dorothy), una bilogía ambientada en el teatro en el que actúa La Duquesa, y la saga de los amigos-villanos e ilegales de Bastian. También la segunda parte de «Un ático con vistas», que protagoniza Eli, y un par de novelas de fantasía que me tienen loquita de amor y de las que no daré muchos detalles por si acaso me rajo.

Eso en cuanto a proyectos en proceso que quién sabe cuándo podréis leer; en 2020 publicaré la saga Gillander’s Whisky, históricas ambientadas en una isla escocesa de 1837 —les tengo un cariño muy especial, just saying— y las dos primeras de Desde Miami con amor, Contentar al demonio y Desvestir al Ángel.

*******

Se vienen muchísimas novedades con esta escritora en los próximos meses. Este blog está encantado con el descubrimiento de nuevas voces en la novela romántica y se deja llevar por nuevas historias.

Eleanor Rigby es una escritora a la cual no hay que perderle la pista. Encontrarán todas sus novelas disponibles en páginas de lectura digital como Amazon Kindle.

Romance y Café vuelve pronto con más entrevistas.
logoLETRAS NEGRAS

Este blog sobrevive con tus comentarios... ¡Déjame tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: