[ARTICULO] Desde ‘The Great’ hasta ‘Los Bridgerton’, ¿Los dramas de época inclusivos están a punto de convertirse en la norma?

Tras el éxito de ‘The Personal History of David Copperfield”, Hollywood está repensando su elección de casting, así lo demuestran las próximas producciones como Los Bridgerton de Netflix. ¿Tendremos vitálmente un futuro más diverso en el horizonte?

rtrtrt

En la serie de Netflix de Ryan Murphy llamada Hollywood, el mayor director de películas en los años 40 (Darren Criss), reescribe una película para adaptarla a una protagonista negra (Laura Harrier). La película originalmente se titulaba Peg y estaba basada en la vida de la actriz británica Peg Entwistle, pasándose a llamar Meg, una historia sobre una chica de Mississippi que busca su gran oportunidad en Hollywood. Cuando esta es estrenada, se convierte un éxito de taquilla que arrasa con los Oscar y transforma la industria, provocando una serie de nuevas producciones protagonizadas por mujeres y personas de color. Por irremediablemente idealista que parezca, el programa ciertamente tiene una cosa correcta: el casting inclusivo, ya que cuando se hace bien, tiene el poder de cambiar el mundo.

Al incluir personajes diversos y conscientes del color, el reparto inclusivo también puede significar el ofrecer papeles escritos para hombres a mujeres, y garantizar que los actores homosexuales, transgénero y discapacitados tengan la oportunidad de interpretar a personas de sus propias comunidades, así como a los que están fuera de ella. El objetivo es abordar las desigualdades sistémicas que existen dentro del negocio del cine al proporcionar a los grupos marginados más trabajo y evitar tanto el blanqueo como lavado directo de roles prominentes. Para los directores de casting, esto a menudo implica simplemente elegir al mejor actor para el papel, pero la decisión también puede ser políticamente tensa, debido a que es un movimiento diseñado para exponer la falta de diversidad en otras producciones similares o revelar las resonancias contemporáneas urgentes de una historia conocida.

Redefiniendo el status quo

david-copperfieldportrait
The Personal History of David Copperfield, 2019.

Un lanzamiento reciente que ha ayudado a cambiar el rumbo a favor del elenco diverso es The Personal History of David Copperfield (2019), la reinterpretación hecha por Armando Iannucci de la amada novela de Charles Dickens en la que el héroe principal es Dev Patel, un actor británico con herencia india. Si bien todas las adaptaciones anteriores han incluido, desde Hugh Dancy hasta Daniel Radcliffe, la presencia de Patel se siente revolucionaria y simbólica. El elenco también incluye artistas negros, de raza mixta y asiáticos: Benedict Wong, Nikki Amuka-Bird, Divian Ladwa y Rosalind Eleazar como el interés amoroso de Copperfield. El resultado es una mezcolanza completamente moderna que inyecta vitalidad a la adaptación y muestra un renovado sentido de relevancia.

Los puristas pueden quejarse de que esto se produce a expensas de la precisión histórica, pero debería decirse que a mediados del siglo XIX, Londres, la capital mundial de un imperio expansivo donde muchos inmigrantes chinos, indios y africanos llegaron a trabajar, era mucho más diversa que la mayoría de los dramas ambientados en este período que muchos reconocen como completamente blanco. Quizás Dickens no tenía la intención de que sus personajes fueran encarnados por personas de color, pero la apuesta de Iannucci transmite el cosmopolitismo comparativo de lo que entonces era la ciudad más grande del mundo. Esa es la belleza del casting inclusivo: brinda trabajo a quienes lo necesitan, pero también nos hace cuestionar nuestras propias ideas preconcebidas y ver la historia con una luz completamente nueva.

La cuestión de la precisión histórica.

7ea13ffa-502e-11e9-8617-6babbcfb60eb_image_hires_163920
Mary Queen of Scots, 2018.

Si bien The Personal History of David Copperfield recibió una aclamación casi universal y le valió a su directora de casting, Sarah Crowe, una nominación al BAFTA, fue un indicador de lo rápido que se puede cambiar el estado de ánimo de la crítica. Mary Queen of Scots de 2018, la última gran defensora del casting diverso, ha sido mucho más controvertida. El drama del siglo XVI de Josie Rourke presentó a Saoirse Ronan como Mary Stuart y a Margot Robbie como la Reina Isabel I, pero los cortesanos que las rodean incluyen a la británica-asiática Gemma Chan como Bess of Hardwick y al actor negro británico Adrian Lester como Lord Randolph. “Josie y yo venimos de entornos de teatro y nos preguntamos si estuviésemos haciendo una obra de teatro sobre Mary Stuart, ¿a quién elegiríamos?” dice el director de casting de la película, Alastair Coomer. “No consideraríamos presentar en el teatro un elenco totalmente blanco, por lo que desde el principio teníamos muy claro que al elegir a los mejores actores para cada personaje, la película tendría un elenco diverso”.

Desde ciertos sectores, la reacción fue rápida: los historiadores se burlaron de ella por sus inexactitudes fácticas y algunos espectadores lo calificaron de distracción. Aunque los personajes que Chan y Lester retrataron eran blancos en la vida real, la decisión de Rourke provocó un nuevo examen de la historia. Ella respondió que se había inspirado en el libro Black Tudors del 2017 de Miranda Kaufmann, que presenta varios estudios de casos de personas de la diáspora africana que vivían en la Inglaterra del siglo XVI. De repente, la noción de un noble no blanco no parecía tan descabellada. También es crucial señalar que aquellos que criticaron el reparto de Coomer parecían menos preocupados de que Ronan sea irlandesa, no escocesa, y Robbie sea australiana, no inglesa. Si la precisión histórica es esencial, ¿no debería aplicarse la regla para todos?

La indignación fuera de lugar también fue una de las respuestas al reparto del director Sam Mendes sobre Nabhaan Rizwan como un soldado Sij, en su reciente drama 1917. Hablando en el podcast de ‘The Delingpod’, el actor y comentarista británico Laurence Fox describió la inclusión como “extraña”, y agregó, “Eso es algo institucionalmente racista sobre forzar la diversidad en las personas de esa manera”. Más tarde se disculpó después de que miembros de la comunidad Sij lo alertaron sobre el hecho de que más de 130,000 Sij habían luchado en la primera guerra mundial. La ausencia de rostros no blancos en películas épicas de guerra anteriores, ha dado forma a nuestras percepciones del período, pero un reparto cuidadoso puede ayudar mucho a abordar tales injusticias históricas.

Un correctivo necesario

HARRIET
Cynthia Erivo y la Directora Kasi Lemmons en el set de Harriet, 2019.

Después de todo, lo contrario ha estado sucediendo en Hollywood durante más de un siglo. El éxito de DW Griffith en 1915 con The Birth of a Nation, mostró actores blancos con cara negra (blackface) , The Conqueror de 1956 presentó a John Wayne como Genghis Khan y en 1961 en Breakfast at Tiffany, Mickey Rooney se pintó la cara de amarillo para interpretar a un vecino japonés. Tampoco es una práctica que ha sido relegada a los libros de historia: hoy en día, muchos actores importantes, todavía son llamados a aceptar roles originalmente escritos para otras razas. El año pasado, Gregory Allen Howard, coguionista de Harriet de Kasi Lemmons, explicó que en las primeras etapas del desarrollo de la película, un director de estudio sugirió que Julia Roberts interpretara a la ex esclava y celebre abolicionista Harriet Tubman (el papel finalmente fue para Cynthia Erivo).

Hace mucho tiempo que se debió reequilibrar las escalas y permitir que los actores de entornos minoritarios reclamen personajes que correspondan a sus identidades personales sin estar limitados por ellas. En Colette de 2018, por ejemplo, Keira Knightley y Dominic West protagonizaron a la novelista del siglo XIX y a su esposo, pero Ray Panthaki y el actor negro británico-asiático Johnny K Palmer, aparecen como parte de su entorno de amigos. Dos actores trans, Jake Graf y Rebecca Root, también interpretan personajes secundarios cisgénero. Es una señal de progreso, pero una rareza, no obstante.

¿Cómo se verá el progreso real a futuro?

hamilton-opening-night-2015-billboard-650-compressed
Lin-Manuel Miranda en la noche de estreno en Broadway de ‘Hamilton’ en el teatro Richard Rodgers Theatre, New York. Agosto del 2015.

La esperanza es que esto pronto se convierta en la norma, gracias a una serie de próximas producciones que se espera que mantengan el tema del casting inclusivo en el centro de atención. El principal de ellos es Hamilton, la versión cinematográfica de Thomas Kail del musical de hip-hop de Lin-Manuel Miranda, que se lanzará en Disney+ en julio. Cinco años después de su estreno en Broadway, muchos directores de reparto siguen dando crédito al reparto consciente del color de la obra original, que presenta a los padres fundadores de Estados Unidos como personas de color, siendo un catalizador para el cambio en la industria del cine y la televisión. Los críticos lo adoraron, el público lo acogió y las presentaciones con entradas agotadas, desde Nueva York hasta Londres, demostraron que la diversidad podría ser tremendamente rentable.

También vale la pena tener en cuenta a la nueva comedia satírica de Hulu, The Great, protagonizada por Elle Fanning como Catalina La Grande y que emplea un reparto inclusivo, y Los Bridgerton de Netflix, que presentará un reparto completamente diverso. Producida por la pionera de Hollywood Shonda Rhimes y basada en las novelas más vendidas de la autora de novela romántica Julia Quinn, ambientadas en la Regencia Inglesa, esta última verá actores negros y de raza mixta interpretando a Lords y Ladies junto a sus homólogos blancos. “Me da vergüenza decir que la palabra ‘inclusivo’ solo comenzó a usarse hace unos años en nuestro negocio”, dice la directora de casting de Los Bridgerton, Kelly Valentine Hendry. “Era un mundo de hombres blancos haciendo contenido a través de sus propios ojos. No fue hasta hace poco que me sentí lo suficientemente segura como para desafiar a las personas a las que respondo.”

dfgrrr
Grabación de Los Bridgerton en Bath, Reino Unido

Hendry cree que se avecinan más cambios, aunque el reparto inclusivo, por supuesto, tiene sus limitaciones. Muchos argumentan que a las personas marginadas se les debe dar el poder de contar sus propias historias en lugar de ubicarse en narraciones preexistentes. Pero, si las interpretaciones de regencia, las epopeyas de la primera guerra mundial, las adaptaciones de Dickens y los dramas isabelinos constituyen la mayor parte de los proyectos que actualmente están siendo aprobados por los principales estudios, ¿por qué ciertos grupos deberían ser excluidos de ellos?

A medida que la industria del cine y la televisión respire en medio de la crisis del coronavirus, esta reconsiderará sus prioridades y trabajará para construir un futuro mejor. El casting inclusivo debe ser parte de ese futuro. Puede que no sea una solución curativa, pero es el primer paso en el largo camino hacia la igualdad.

Fuente: VOGUE UK

Este blog sobrevive con tus comentarios... ¡Déjame tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: