[Mi Reseña] ‘Una Dama Infortunada’ de Laura Lopez

Leer autores autopublicados, me da vida. Encuentro siempre historias que me sorprenden y nuevas perspectivas en un lado del mundo editorial que está lejos de los reflectores y los contratos millonarios. Plumas sinceras y con ganas de transmitir lo que de verdad importa.

“Una dama infortunada” es una novela romántica autoconclusiva histórica, ambientada en la regencia inglesa.

Lady Poppy, mejor conocida como lady Calamidad o calamidad con piernas, no se destacaba exclusivamente por su belleza, sino por su poca gracia para los caballeros. Siendo la hija de un duque, no faltaban aspirantes a su dote, pero si a su corazón.

Entre los aspirantes quebrados, se encontraba Laurence O’Dunne marqués de Salisbury, quien tenía ocupado el corazón por otra dama, pero él con solo una sonrisa logró enamorarla. Otro aspirante al corazón de Poppy era Arthur Chastain, conde de Lincoln, quien conquista la amistad de la muchacha con las mejores intenciones, de carácter tranquilo y paciente se ve envuelto en confidencias de Poppy que lastiman su corazón y restringen su confesión hacia ella.

Lady Poppy deberá escoger entre los sueños de su mente y la realidad que ignora, entre un amor comprado y uno sincero. Entre dos caballeros, solo uno será el dueño de su amor.

Es un libro un poco confuso de leer, debo decir. Llegó un momento en el que no podía definir muy bien quien era quien, quien hablaba en ciertos momentos, incluso si era de día o de noche, o si ya estábamos en el día siguiente.

Yo creo que es un simple tema de maquetación, pero no quiero mencionar mucho sobre ello porque sería atrevido de mi parte criticar aquel proceso tan complicado y que nunca he logrado entender. Ser autopublicado es durísimo y jamás me atrevería desmerecer una historia buena solo porque el autor hace al 100% del trabajo por su propia cuenta. Lo que sí, es que hay ciertos momentos que se juntan con otros, y pues terminas un poco confundida y mareada en las ideas planteadas.

En fin, en cuanto a la trama me pareció muy original. Con una maravilla de protagonista y una historia de amor paralela que plantea la sinceridad en los sentimientos y en como nuestras decisiones pueden afectar nuestra felicidad o la de los demás. Y es que comúnmente leemos novelas en donde la presión social es bastante grande, ya que se espera que nuestro comportamiento sea “el adecuado” y muchas veces tomamos decisiones que no creemos que vayan a afectar en la felicidad ajena. En esta novela, eso se pone de manifiesto y nos hace cuestionar si es que vale la pena ser infeliz con tal de no dar que hablar. Es muy triste que en nombre de ese “qué dirán”, muchas injusticias se han cometido y poco a poco hemos llegado a considerar la felicidad como si fuera un privilegio que no todos podemos alcanzar.

Poppy es una lady atolondrada, impulsiva y traviesa. Desesperada por encontrar el amor verdadero y en proceso de encontrar la madurez suficiente para saber que no todo lo que brilla es realmente lo mejor. Es un desastre andante, pero al mismo tiempo es como un rayo de sol para quienes realmente tienen días monótonos y demasiado rígidos, como lo son comúnmente en la Inglaterra de aquellos años. Y es ese desborde de personalidad sin tapujos lo que la hace única y especial.

Arthur es sin duda un protagonista maravilloso que me ha dejado enamorada por ser aquello que Poppy necesita: Un compañero que la deje madurar y mantener su esencia. Todas sus intervenciones son las acertadas debido a que su amor no es resultado de un deslumbramiento momentáneo o llevado por las apariencias, sino porque aprende a disfrutar todo lo que Poppy tiene dentro de ella y lo ofrece a manos llenas. Arthur se enamora de su sinceridad y lo inmaculado de sus pensamientos. Y eso lo hace un protagonista encantador. Me gustó mucho que sea la total contraparte de Poppy, pausado, tranquilo. Y es que así como él aprende a valorar a Poppy, ella también aprende a valorar lo que Arthur tiene en su interior. Son una pareja dispareja muy encantadora.

En cuanto a la trama secundaria, diría que la autora hizo muy bien es construir la esencia de cada protagonista y de esa manera permitir que los secundarios brillen con luz propia, teniendo en cuanta su personalidad y las decisiones que toman. En el caso de Lawrence, se desenvuelve como un personaje muy interesante ya que se divide entre el amor, la conveniencia y la corrección.

Pero si alguien merece mucha atención entre los secundarios, esa es Anne. Refleja exactamente lo que en aquel momento las mujeres estaban dispuestas a arriesgar con tal de sobrevivir: Su felicidad. Podríamos considerarla a simple vista como alguien casi hasta calculador pero, imagínate a ti misma en su situación, ¿Seria capaz de cuestionar su proceder, sabiendo que todo, absolutamente todo no está de tu parte? No hay libertad sin opciones, y todos sabemos que las mujeres en aquellas épocas, inclusive en las nuestras, no la tenemos muy fácil al momento de sobrevivir. Eso, se llama empatía… y con Anne tenemos un buen recordatorio de que debemos trabajar para desarrollarla.

Me voy a poner en plan quisquillosa, quizás pero yo creo que corregida (tanto en cronología y ortografía), esta es una historia con mucho potencial… Porque en realidad es muy buena y tiene de todo para llamar la atención.

 

 

Mi Puntuación: 3/5

Este blog sobrevive con tus comentarios... ¡Déjame tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: